Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

“Mi mayor necesidad en estos momentos es el bienestar de mi hijo”

© UNICEF El Salvador/2011/Naiara Gutierrez
Claudia y su hijo observan el suelo inundado del albergue.

Claudia Romero (nombre ficticio) tiene 18 años y es mamá de un niño de 3 años. Madre e hijo están alojados en uno de los albergues del Departamento de Usulután, El Salvador, a la espera de que las condiciones climáticas mejoren y puedan volver a su casa. La joven y su hijo fueron amenazados de muerte hace siete meses por su esposo, quien permanece en la cárcel por estas acusaciones a la espera de juicio. Una audiencia que se tenía que haber celebrado el lunes pasado pero debido a la emergencia, la cita se ha pospuesto.

Puerto el Triunfo, El Salvador, 21 de octubre de 2011 –  “Me vine aquí porque tenía miedo de estar sola con mi hijo en la casa”, estas son las primeras palabras que nos dice Claudia Romero cuando nos sentamos a su lado. Comparte con nosotros una historia muy dura de continuos maltratos físicos y psicológicos a los que se ha visto sometida por su esposo mientras vivían juntos: “Gracias a Dios a mi hijo no le hizo nunca nada pero un día nos amenazó de muerte a los dos y fue en ese momento cuando tomé la decisión de marcharme”. Palabras muy duras que van acompañadas de un semblante serio, Claudia ha vivido una madurez demasiado temprana por la experiencia que le ha tocado.  Los ojos se le empañan de lágrimas y aunque se resiste, finalmente rompe a llorar. “Decidí venir porque todos mis vecinos habían sido evacuados y yo no quería estar allí sola”, nos confiesa. Su casa no ha sufrido demasiados daños, “solamente las puertas están arruinadas pero con el dinero que gano las voy a ir arreglando poco a poco cuando vuelva”.

La historia de esta madre es un claro reflejo de la situación de vulnerabilidad que viven muchas de las 55,976 personas que están alojadas en los diferentes albergues del país, donde la gran mayoría son mujeres, niñas y niños. Algunos datos preliminares recopilados por el Sistema Nacional de Protección Civil reflejan que al menos 1 millón de salvadoreños han sufrido un impacto cercano como consecuencia de la emergencia y se estima que se ha inundado el 10 % del territorio nacional.

Claudia vive en Puerto el Triunfo y trabaja unas horas al día en su iglesia parroquial: “No gano mucho pero por lo menos me alcanza para que a mi hijo no le falte comida”. Cuando habla de su hijo le cambia la cara, su alegría es visible, le adora. “Me preocupa su salud, aquí hay mucha humedad y se me puede poner enfermito”. De hecho, antes de llegar al albergue, le detectaron lombrices en el estómago en un chequeo, “pero como no me alcanza el dinero no le he podido comprar su medicina”, nos dice apenada. Su madre nos confiesa que el niño todavía no ha sido escolarizado, intentará poder inscribirlo en la escuela el año que viene.

Claudia se siente segura en el albergue; “aquí la convivencia es muy buena y me han ayudado mucho los compañeros”. Aun así, ve con incertidumbre la vuelta a casa y está preocupada por el futuro inmediato de su hijo. “Me duele el corazón al verle llorar cuando está cansadito o cuando tiene frío porque su ropa está mojada, mi mayor necesidad en estos momentos es el bienestar de mi hijo” y para que eso se dé, el niño necesita tener acceso a medicamentos, ropa, zapatos, educación, protección, agua y alimentos.

Las palabras de Claudia sobre su situación y la de su hijo, son un fiel reflejo y poderoso recordatorio de las condiciones de vulnerabilidad a las que se enfrentan muchos niños, niñas y adolescentes (NNA) en esta situación de emergencia. En este sentido, UNICEF reitera  el llamamiento para que se garanticen los derechos de la infancia y adolescencia en los albergues, en el marco del interés superior de la niñez articulado en la Convención sobre los Derechos del Niño.

Es preciso que se priorice la ayuda, atención y vigilancia para el cuidado de los NNA afectados por las consecuencias de las lluvias. Para lograr estos objetivos, UNICEF mantiene la participación activa en las comisiones técnico-sectoriales establecidas por el Sistema Nacional de Protección Civil en El Salvador, desplazando diariamente a su personal a terreno con el fin de garantizar que se cumplan estas condiciones.

Para mayor información
Karla Rodríguez, krodriguez@unicef.org, UNICEF El Salvador, Tel.: + 503 2252-8804
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe, Tel.: + 507 301 7485
www.unicef.org/lac

-------------------
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF, apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 

 
unite for children