Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Haití: renovación en Jaquot

© UNICEF Haití/2010
Los niños y niñas en un almuerzo en el centro de aprendizaje temporal establecido por UNICEF en Jaquot, Haití.

Por: Cifora Monier

 

Jaquot, Haití, febrero de 2010 - En la aldea montañosa de Jaquot, al norte de Puerto Príncipe, los centros educativos y de salud no existían hasta hace poco. Más de doce meses después del terremoto que devastó esta pequeña nación caribeña, los residentes locales disponen ahora de ambos servicios.

 

La hermana Marie Benedicte ha sido testigo de los cambios que la escuela y la clínica han producido en su comunidad. Ella no es sólo la administradora de la escuela de la comunidad local, sino también médico y dirige la única clínica para los 8,000 habitantes de Jaquot y para aquellos que viven cerca de la aldea.

 

"Visito entre sesenta y ochenta pacientes todos los días que vienen de Jaquot y de los pueblos de los alrededores", dice la hermana Benedicte. "Antes de instalar la clínica en respuesta al terremoto, la mayoría de estos pacientes habrían tenido que ir a Puerto Príncipe para el tratamiento, en caso de que dispusieran de los medios financieros para ello, y si tuvieran la suerte de llegar a tiempo antes de que su enfermedad se convirtiera en mortal."

 

Y, como administradora de la escuela local que cuenta con el apoyo de UNICEF, la hermana Benedicte, dice que tener una escuela cercana proporciona algo más que educación para los jóvenes de la localidad.

 

"El único consuelo que estos niños y niñas han tenido desde el terremoto es que pueden asistir a la escuela para generar algún tipo de normalidad en sus vidas", dice.

 

Afuera de la clínica de salud, se forma una fila muy larga para ver a la hermana Benedicte. La misión proporciona atención médica de forma gratuita con un dispensario que cuenta con el apoyo de UNICEF para los niños y niñas y para familias que viven en Jaquot y en los pueblos de los alrededores.

 

"Me he tenido que levantar a las tres de la mañana para traer a mi hija al médico", dice Marie Marthe Aristile al salir de la clínica con su hija Lourdia, de seis años de edad. "Hemos caminado durante cuatro horas para llegar aquí. Lourdia ha tenido fiebre todas las noches desde hace una semana y estoy muy preocupada por ella."

 

La enfermedad de su hija Lourdia ha sido diagnosticada como una infección de oído y se le ha administrado medicación, por lo que Marie Marthe se siente aliviada y agradecida.

 

"Mi deseo es que obtengamos ayuda para reiniciar nuestras vidas. Ha sido un año muy difícil para nosotros."

 

Antes de que se creara la clínica inmediatamente después del terremoto del 12 de enero, a Marie Marthe y a otras madres como ella les habría llevado por lo menos ocho horas caminar hasta el centro de salud más cercano en las afueras de la capital, Puerto Príncipe.

 

La mayoría de los pobladores que vive en las comunidades cercanas a Jaquot son agricultores y extremadamente pobres. Antes de que UNICEF prestara asistencia a la comunidad en el establecimiento de la clínica en respuesta al terremoto, la mayoría de estos pacientes tenían que viajar a Puerto Príncipe para el tratamiento, si es que disponían de los medios financieros, y si tenían la suerte de llegar a tiempo antes de que la enfermedad se convirtiera en mortal.

 

"Con el apoyo de UNICEF, somos capaces de hacer frente a la mayoría de las situaciones. Sin embargo, si se considera su estado como muy grave, conducimos nuestra camioneta una hora para llevarlos al hospital general de la capital ", añade.

 

El Jefe de Salud  de UNICEF, el doctor Jean-Claude Mubalama, dice que la mejora del acceso a la asistencia sanitaria, especialmente en comunidades aisladas como Jaquot, es una prioridad para UNICEF en Haití, particularmente a la luz de las secuelas del terremoto y el reciente brote de cólera.

 

"Disponer de un centro de salud como éste en las zonas rurales ha facilitado que las familias tengan acceso a la atención médica," dice Mubalama. "UNICEF seguirá ofreciendo apoyo y ampliando más centros de salud en las zonas rurales, especialmente los que fueron dañados por el terremoto de hace un año."

 

© UNICEF Haití/2010
Un centro de aprendizaje temporal en Jaquot, Haití.

En la cercana Escuela Comunitaria, también gestionada por la hermana Benedicte y su orden religiosa, la Misión de la Fraternité Notre Dame, y también con el apoyo de UNICEF, Darline, de 17 años de edad, recuerda el terremoto.

 

"Perdimos nuestra casa aquí en Jaquot el día del terremoto, pero nadie resultó muerto o herido en mi familia", dice. "En Puerto Príncipe fue horrible, simplemente horrible".

 

Su escuela quedó destruida y ya ha sido reconstruida. Pero Darline se vio afectada por el terremoto en otras formas menos visibles. "No trabajo tan bien como solía hacerlo en la escuela desde el día del terremoto, no puedo concentrarme y me da miedo todo el tiempo", confiesa.

 

La hermana Benedicte dice que la escuela, que fue reconstruida con el apoyo de UNICEF, es un medio importante para ayudar a que los niños y niñas como Darline superen el trauma psicológico causado por el terremoto.

 

"Aquí pueden jugar con sus amigos y compartir sus sentimientos a pesar de que vieron la estructura original de la escuela derrumbarse el 12 de enero", dice.

 

UNICEF está apoyando a las escuelas como la de Darline para darles a los niños y niñas que viven en zonas rurales afectadas por el terremoto una ventaja en su educación. Como una de los 307 estudiantes de la escuela que comprende de preescolar a secundaria, Darline espera convertirse en enfermera cuando termine sus estudios. "Perdimos nuestro hogar aquí en Jaquot el día del terremoto, pero nadie resultó muerto o herido en mi familia, ya que todo el mundo se fue a trabajar a sus parcelas. En Puerto Príncipe, fue horrible, simplemente horrible."

 

Todas las casas de Jaquot quedaron destruidas por el terremoto. Por desgracia, se encuentran en una zona muy alejada de la capital, por lo que su sufrimiento no recibió la misma atención en comparación con las zonas urbanas destruidas.

 

Darline asiste a la única escuela comunitaria, a cargo de la Misión Fraternité Notre Dame apoyada por UNICEF. Según la hermana Marie Benedicte, que supervisa el funcionamiento de la escuela, "el único consuelo que estos niños y niñas han tenido desde el terremoto es que pueden ir a la escuela para sentir algún tipo de normalidad en sus vidas. Aquí pueden jugar con sus amigos, compartiendo sus sentimientos a pesar de que vieron el derrumbe de la estructura original de la escuela el 12 de enero."

 

"Muchos de los niños y niñas que regresaron a Jaquot después del terremoto quedaron atrapados en lo que vieron. Esto es algo que permanecerá en sus recuerdos por el resto de sus vidas ", dice la hermana Benedicte.

 

Un año después, UNICEF está apoyando a escuelas como ésta para darles a los niños y niñas de las zonas rurales afectadas por el terremoto una ventaja en su educación. Inmediatamente después del terremoto, había 270 estudiantes. Hoy en día, la escuela cuenta con un total de 307 estudiantes desde preescolar hasta estudiantes de secundaria. Darline es una de esos 307 alumnos y espera llegar a ser enfermera cuando termine sus estudios.

 

"Nuestros colegas están realizando un trabajo notable, trabajando día y noche para brindar asistencia en un entorno operativo muy difícil", dijo el Representante Adjunto de UNICEF, Zaid Jurji, y seguirán haciéndolo para llegar a los más vulnerables.

 

Para mayor información:

Jean-Jacques Simon, jsimon@unicef.org, UNICEF Haití

Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF America Latina y el Caribe, Tel  + 507 3017485

www.unicef.org/lac

 

--------------------

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 155 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 
unite for children