Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Haití: campos de esperanza - una familia reunificada en Leogane

© UNICEF Haití/2010/McBride
Las hermanitas Charles* pudieron reunirse con sus familiares gracias al programa de reunificación familiar Terre des Hommes, apoyado por UNICEF.

Por: Tania McBride

Leogane, Haií, diciembre 2010 - Lejos de la congestionada capital de Haití, se encuentra Leogane, una ciudad costera al oeste de Puerto Príncipe, muy cerca del epicentro del terremoto del 12 de enero que se cobró la vida de más de 200,000 personas y cambió para siempre la vida de los que sobrevivieron. Las escenas de la devastación todavía son muy visibles en Leogane, una ciudad de provincias de la costa sur muy animada hasta antes del terremoto y en la que vivían 180,000 personas.

Joseph Charles* es padre de tres niñas, dos de ellas gemelas de 12 años de edad. Agricultor de arroz con ingresos muy modestos, el terremoto arrasó completamente su casa y los dejó a él y a su familia sin vivienda ni medios para comprar alimentos o agua. Antes del terremoto, la esposa de Joseph había vendido verduras y frutas en este centro provincial, pero, al igual que muchos otros que sobrevivieron el 12 de enero, se vio privada de sus medios de ingresos.

Después de perder su hogar en un desastre, la familia Charles estaba a punto de enfrentarse a otro. La falta de un hogar y de ingresos puso a Joseph y a su familia bajo una presión extrema. Incapaz de mantener a la familia, cuando llegó la propuesta de llevar a las niñas a un centro residencial local, la aceptaron, sabiendo que a sus hijas se les proporcionarían los medios básicos de vida, agua, comida y refugio. "Me sentía avergonzado y apenado", dice Marie Charles, la madre de las tres niñas. "Fue lo más difícil a lo que me he tenido que enfrentar en toda mi vida."

Dos tercios de la población haitiana vivían con menos de 2 dólares al día antes del terremoto. Ante un telón de fondo de pobreza e inequidad, muchos no ven otra opción que llevar a sus hijos e hijas a la atención residencial para garantizar que se les proporcionen los medios básicos y asegurar así su supervivencia. Si bien Joseph Charles y su esposa pudieron visitar a sus hijas cada dos semanas, fue desgarrador, asegura él, tener que despedirse de ellas al final de cada visita. "Sentimos que habíamos fracasado en nuestro deber como padres."

"La situación económica de los niños y niñas y de sus familias antes del terremoto era precaria, en el mejor de los casos", explica el Jefe de Protección Infantil de UNICEF en Haití, Jean Lieby. "El cuarenta por ciento de todos los niños y niñas registrados por el grupo de trabajo inter agencial** de hecho se encontraba ya separado de sus padres antes del terremoto, lo que apunta a desigualdades arraigadas y más profundas en la sociedad haitiana y que ahora se han visto agravadas por el desastre."

En un esfuerzo por hacer frente a estas desigualdades, un aliado de UNICEF, la organización internacional no gubernamental Terre des Hommes (TDH), se embarcó en un proyecto centrado en soluciones a largo plazo y sostenibles para aquellas familias que sentían que no tenían otra opción que renunciar a sus hijos e hijas. El hecho de reunificar a los niños y niñas que habían sido colocados en centros de atención residencial no iba a impedir que las familias cayeran en la misma trampa que las obligó a renunciar a sus hijos otra vez, cuando ya no podían alimentarlos, vestirlos o enviarlos a la escuela. Había que pensar en soluciones creativas en los niveles económicos en los que la familia pudiera mejorar y, lo más importante, sustentarse con el fin de mantener a la familia junta.

Veinticuatro familias, que, por razones económicas, renunciaron a sus hijos, fueron identificadas y seleccionadas para el proyecto piloto. Padres como Joseph Charles se reunieron con trabajadores sociales de TDH, los cuales evaluaron la viabilidad para reiniciar sus negocios o bien analizaron otras opciones en función del conjunto de aquellas habilidades que les brindaban la oportunidad de iniciar un pequeño negocio.

Con ayuda, la familia abrió una cuenta bancaria, con el objetivo de garantizar el pago de los derechos de matrícula, llevar comida a la mesa, el presupuesto para necesidades futuras y posibilitar que la familia viva en una casa de nueva construcción para reemplazar a la anterior de Joseph Charles, que había sido destruida por el terremoto.

Joseph Charles se ocupa ahora de sus campos de arroz y ha sido capaz de emplear a personal, lo que les permite a su vez mantener a sus familias. Las visitas de seguimiento y control a cargo de los trabajadores de protección infantil están ayudando a asegurar que las familias reunificadas con sus hijos sean capaces de mantenerlos a largo plazo y en su propio entorno.

Tras un par de meses en el centro de atención residencial, las hijas de Marie y Joseph Charles regresaron a casa. La mirada emocionada mientras se apresuran a saludar a su madre, que las está esperando en la puerta de su pequeña casa, lo dice todo: son, una vez más, una familia reunificada.

* Los nombres de las personas mencionadas en esta historia han sido cambiados para preservar su privacidad.

** El Grupo de Trabajo interagencial para los Niños y Niñas Separados se compone del IBESR, Catholic Relief Services, CISP, Heartland Alliance, ICRC, IOM, International Rescue Committee, Save the Children, Terre des Hommes, World Vision y UNICEF.

 

Para mayor información
Jean-Jacques Simon,  jsimon@unicef.org, UNICEF Haití
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF America Latina y el Caribe, Tel  + 507 3017485
www.unicef.org/lac

----------------------------

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 155 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 

 
unite for children