Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Presenta la CIDH Informe sobre Castigo Corporal y Derechos Humanos de Niñas, Niños y Adolescentes

Durante el acto de presentación con DIF, CNDH, Red por los Derechos de la Infancia y UNICEF, se dijo que en la mayoría de los países de América Latina existe permisividad y aceptación social en torno al castigo corporal como una forma válida de educar y corregir a los niños.

 

México, D.F.  7 de septiembre de 2010 - La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) presentó este día en México el Informe sobre Castigo Corporal y los Derechos Humanos de las Niñas, Niños y Adolescentes, en el cual destaca los desafíos que aún existen en América Latina para erradicar el castigo corporal como método disciplinario.

 

El informe regional, presentado en México por Paulo Sergio Pinheiro, Comisionado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, reconoce la iniciativa de diversos países latinoamericanos, que han prohibido legalmente el castigo corporal como método de disciplina, pero manifiesta que en muchos otros este problema permanece arraigado y es socialmente aprobado al no existir legislación expresa que lo prohíba.

 

En la presentación de este informe participaron Raúl Plascencia Villanueva, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en México; Cecilia Landerreche, Titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia; Martín Pérez, Director de la Red por los Derechos de la Infancia en México; Yolanda de la Torre Valdez, Presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados del país; Andrés Franco, Representante de UNICEF en Argentina, y Susana Sottoli, Representante de UNICEF en México.

 

El documento reconoce el derecho de niñas, niños y adolescentes a vivir libres de violencia, y señala que el castigo corporal constituye para los sistemas de protección de los diferentes países de América Latina un desafío para el pleno cumplimiento de ese derecho; por lo cual profundiza en la necesidad de dar atención a la gravedad que presenta el castigo corporal como método de disciplina; además de que hace recomendaciones concretas a los Estados para avanzar en la erradicación de esta forma de violencia.

 

Pinheiro destacó durante la presentación que “todos los 35 países de la región – excepto tres- cuentan con leyes penales que protegen a las personas que son objeto de una agresión, pero cuando se refiere a los niños, la ley permite que los adultos los golpeen con el pretexto de la "disciplina".

 

En el informe se extiende un llamado para que los países latinoamericanos actúen de forma inmediata, adaptando sus marcos normativos para la prohibición legal explícita del castigo corporal en la familia, la escuela, las instituciones de guarda y, en general, en la comunidad y para proteger a los niños y niñas contra toda forma de violencia y castigos crueles, inhumanos o degradantes.

 

Lo anterior partiendo de la base de que todos los Estados que han ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) están obligados a adoptar las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas necesarias para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o trato negligente, malos tratos o explotación (Art. 19).

 

También destaca este informe que los castigos corporales pueden infligir graves y duraderos daños al desarrollo físico, psicológico y social de los niños niñas y adolescentes; por ello, la protección contra el castigo corporal debe empezar con la adopción de medidas legales que prohíban el uso de éste. También resalta que para la eficiente implementación de dichas medidas es necesario crear los mecanismos apropiados, programas y políticas de apoyo a las familias en la educación y crianza de los niños y niñas.

 

Asimismo indica que se requiere una importante inversión en la adopción de medidas preventivas y educativas orientadas a la erradicación de esta forma de violencia, con lo cual se estará contribuyendo a la construcción de sociedades menos violentas que respeten los derechos humanos.

 

Uno de los mensajes principales del informe, que ya ha sido presentado en otros países de la región con el objetivo de difundir y dar a conocer sus conclusiones y recomendaciones, es que en la mayoría de los países de América Latina existe permisividad y aceptación social en torno al castigo corporal como una forma socialmente válida de educar y corregir a los niños en la escuela, la familia y otras instituciones, lo que trae como consecuencia lógica la naturalización e invisibilización de la violencia, ante lo cual este problema persiste y  se reproduce.

 

Por lo anterior, una de las conclusiones que plantea el reporte es la necesidad de hacer una labor intensa para sensibilizar a la sociedad sobre el derecho de los niños a la protección, con el fin de transformar las actitudes según las cuales el castigo corporal es considerado normal y tolerable.

 

Durante su intervención en la presentación del Informe, Susana Sottoli, Representante de UNICEF México, comentó que en el país el castigo corporal sigue siendo aceptado como una forma socialmente válida de educar y corregir a los niños en la escuela, la familia y otros ámbitos e instituciones.

 

Sottoli hizo referencia a las observaciones del Comité sobre los Derechos el Niño, al Estado Mexicano, que en 2006 externó su preocupación por que el castigo corporal en el hogar continuara  siendo legal y no se encontrara explícitamente prohibido en las escuelas, en instituciones penales y en centros de cuidado alternativo.

 

Este Comité recomendó al Estado mexicano reformar todas las leyes federales estatales pertinentes para lograr su prohibición en todos los entornos.

 

Si bien es cierto que México ha avanzado en este sentido y cuenta con una Ley Especial para la Protección de los Derechos de Niños, Niñas y Adolecentes y con leyes análogas en casi todos los estados de la República, en las que se señala de manera generalizada el derecho de todo niño, niña o adolescente a vivir libre de violencia; es en las leyes civiles, penales o asistenciales en las que aún existen desafíos, no existiendo una protección suficiente frente al castigo corporal, añadió Sottoli.

 

Para mayor información:

Mónica Sayrols msayrols@unicef.org, UNICEF México

Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe

www.unicef.org/lac

www.unicef.org/mexico

 

-------------------

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 155 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 
unite for children