Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Uniendo fuerzas para proteger a las niñas y niños de Haití: Espacios Amigables para la Niñez en lugares insólitos

© UNICEF Haiti/2010
Yolette con su hijo Yglesia.

Por: Cifora Monier y Jill Van den Brule

 

Pétionville, Puerto Príncipe, 19 de mayo de 2010 - "Sa ki pa nan espas n'ap voye yo ale." Aquellos que no pertenezcan a este espacio deberán permanecer fuera del lugar. Más de 100 voces se alzan alegremente para reafirmar esta frase criolla haitiana con una confianza repleta de armonía. Todos ellos se sienten protegidos en más de un sentido. Bajo los cerros de Puerto Príncipe, en la Plaza St. Pierre, han aprendido que disponen de su propio espacio, donde los extraños no deseados no son bienvenidos. Es aquí, detrás de la Oficina del Comisionado de Policía, donde UNICEF y sus contrapartes han creado un espacio seguro para las niñas y niños.

 

Reconstruyendo los lazos comunitarios

Éste es el Espacio Amigable para la Niñez en la Estación de Policía de Pétionville, ubicado en el aparcamiento de la estación. La Policía haitiana desempeña un papel importante en el alojamiento de la organización local, IDEJEN, al ofrecerle un espacio seguro en beneficio de las niñas y niños de la comunidad y de aquellos que se han visto desplazados por el terremoto del 12 de enero.

 

"Éste es un medio para reconstruir los lazos de la comunidad y garantizar que las niñas y niños desplazados internos no se vean aún más marginados por la comunidad en general", dice Joanne Dessureault, de UNICEF, que brinda apoyo a IDEJEN.

 

Cerca del 75 por ciento de las niñas y niños de aquí se ha visto desplazado por el terremoto. En total, hay 120 niñas y niños y jóvenes de edades comprendidas entre los 5 y los 24 años. Todos ellos se encuentran separados por grupos de edad y se dividen en dos turnos, uno por la mañana y otro por la tarde, todos los días excepto el domingo.

 

Promoviendo la curación y reforzando la resiliencia

La mayor preocupación para los que trabajan en el Espacio Amigable para la Niñez es la salud mental de las niñas y niños.

 

"Después de los acontecimientos traumáticos que presenciaron el 12 de enero, estas niñas y niños sufren síntomas como: fobia, miedo a casas de concreto, ataques de ansiedad y estrés cuando oyen ruidos que les recuerdan el terremoto", explica el psicólogo del programa, Jean Robert Desrosiers.

 

"Al día de hoy, hay niñas y niños que tienen pesadillas todas las noches. Gracias a diversas actividades psicosociales que se llevan a cabo en el centro, poco a poco van asimilando los horrores que han presenciado. Las niñas y niños son resilientes, ya que todavía son pequeños y con el tiempo lograrán curarse del todo".

 

Yglesias, de cinco años de edad, es un buen ejemplo. El niño vive ahora con su madre Yolette en el Campo de St. Pierre. Se mudaron allí la noche del 12 de enero tras el derrumbe de su casa. Yolette, madre soltera, tenía un pequeño negocio de venta de arroz en su antiguo vecindario, pero ahora se encuentra sin empleo y sin recursos para criar a su hijo. La escuela de Yglesias quedó destruida completamente y su madre ya no tiene los medios económicos para enviar a su hijo a la escuela, aun cuando la mayoría de las escuelas públicas han renunciado temporalmente a realizar cobros a raíz del terremoto.

 

En el Espacio Amigable para la Niñez, a las niñas y niños se les proporciona una comida al día y agua potable. Para la mayoría de ellos, ésta es la única comida que recibirán cada día, según Joseph Adlaire, de IDEJEN. La policía también le proporciona al centro agua para las letrinas.

 

"No puedo permitirme comprarle el uniforme o los útiles escolares que necesita para asistir a una escuela normal", admite la madre de Yglesias. "Fue por pura casualidad que conocí a uno de los administradores de IDEJEN mientras él estaba movilizando a los padres del Campo para que enviaran a sus hijos al Espacio Amigable para la Niñez, que está a unos 200 metros de distancia. Como por el momento no puedo permitirme enviar a mi hijo a una escuela normal, ésta era la oportunidad perfecta para Yglesias". 

 

Cuando se le pregunta si es feliz con el programa, Yolette se emociona y frota la cabeza de su hijo con cariño.

 

"Ni tan siquiera tengo un pedazo de pan que darle a mi hijo, por lo que este centro es como una bendición para mí. A mi hijo se le proporciona una comida decente, es atendido por monitores especializados que le ayudan a afrontar sus continuas pesadillas con el terremoto. A mí me gusta verle feliz y más o menos normal cuando está junto con los otros niños. "

 

Ayudando a las familias a proteger a sus hijos

Esta alianza es un ejemplo excelente de lo que puede suceder cuando la sociedad civil y las contrapartes locales e internacionales unen sus fuerzas para ayudar a las niñas y niños a afrontar las secuelas de una emergencia, si bien estas asociaciones son también centrales para reforzar la capacidad de la comunidad y de la familia para proteger a sus hijos. Los padres trabajan aquí con equipos de profesionales, que incluyen un trabajador social, un psicólogo y dos orientadores. Asisten a sesiones sobre cómo identificar cuándo sus hijos se encuentran en riesgo y aprenden también habilidades para prepararse para futuros desastres. Los educadores trabajan con los jóvenes en temas como la prevención del abuso sexual y la violencia. Este enfoque también es parte de un objetivo más amplio, manteniendo a las niñas y niños fuera de las calles y lejos de la delincuencia juvenil y promoviendo la atención basada en la familia.

 

Construyendo la ciudadanía y reforzando los valores haitianos de la familia

Los valores haitianos también cobran vida aquí. "Timoun se byen malere", explica Samuel Brutus, coordinador de IDEJEN. Esta frase en creole haitiano significa "Los niños son tesoros de los miserables”, refiriéndose al hecho de que los padres haitianos inviertan tanto en sus hijos. La policía también está invirtiendo al enseñar a las niñas y niños acerca de la responsabilidad cívica y la buena ciudadanía. Desde el terremoto, la policía ha creado asimismo un equipo para atender a mujeres y niñas que hayan sufrido violencia sexual.

 

"La policía tiene el papel de servir y proteger, como en todos los países, y las niñas y niños juegan un rol muy importante en nuestra misión, por lo que, aun cuando no disponíamos de mucho espacio, hemos posibilitado recibir a estas niñas y niños", explica Louis Jeune, Inspector General. "Nos dimos cuenta durante esta emergencia de que se trataba de una necesidad".

 

"Si estuvieran en las calles, serían testigos de los crímenes cometidos por sus hermanos y padres. El hecho de que estén aquí es una manera de reducir la delincuencia".

 

Por encima de todo, hay un sentido genuino de solidaridad en este proyecto, de una comunidad que aúna esfuerzos de sus partes constituyentes y que valora a las niñas y niños.

 "Somos buenos amigos de IDEJEN; esto lo puede ver con sus propios ojos", dice con una sonrisa el Inspector General. "Juntos, lo que estamos fomentando en estos niños es ser miembros útiles de la sociedad. Hoy son nuestros hijos, pero mañana serán los adultos de la sociedad".

 

A través de esta colaboración, todo el mundo gana. Las niñas y niños han desarrollado aquí una relación de confianza con la policía, que se ha convertido en un modelo a seguir para muchos de ellos. Esto crea una comunidad con mayor seguridad y más integrada para todos, un paso esencial para reconstruir el tejido social de Haití.

 

 

Para mayor información
Kate Donovan,
kdonovan@unicef.org, UNICEF Nueva York, Tel:  1 212 326 7452
Tamar Hahn,
thahn@unicef.org, UNICEF America Latina y el Caribe, Tel  + 507 3017485
www.unicef.org/lac

----------------------------

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 155 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 

 

 
unite for children