Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Agua y saneamiento en Puerto Príncipe - afrontando la estación de lluvias

Por: Diana Valcárcel

Haití, 2 de marzo de 2010 - Bajo el suelo de Puerto Príncipe, ya no hay tuberías. El 12 de enero se destruyeron. El terremoto también ha acabado con los tanques de agua y los servicios. Antes de ese día crítico, los servicios de agua y saneamiento de Haití sólo alcanzaban al 17% de la población y el acceso al agua potable al 63%.  El agua potable por tuberías era accesible sólo para una pequeña proporción de los habitantes de Puerto Príncipe. La mayoría de la población bebía agua embotellada antes del terremoto.

A pesar de que se han instalado tanques de agua de emergencia en los campos de desplazados, la falta de medios de saneamiento es un grave problema. El alto nivel del agua subterránea y la falta de espacio para instalar letrinas hace difícil proveer un sistema de saneamiento a la ciudad.

La estación de lluvias amenaza con su llegada. UNICEF está liderando el grupo de trabajo de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH en sus siglas en inglés). Marc Henderson, director del departamento de WASH de UNICEF Haití, explica cómo se está afrontado la llegada de la estación de lluvias: “Primero que todo, hemos encargado más suministros de agua y saneamiento que se almacenarán y estarán listos para distribuir en cuanto surja la necesidad. También estamos trabajando con otras agencias de Naciones Unidas para crear campos de desplazados semi permanentes, situados en lugares mejores, lejos de la congestionada ciudad. Estos campos se construirán metódicamente con servicios de agua y saneamiento, tiendas de campaña, calles y electricidad”.

Hoy seguimos al camión que recoge los desechos de las letrinas. No es un viaje agradable. Nos conduce al único vertedero de Puerto Príncipe, en Trutier, donde se descarga toda la basura y los desechos de la ciudad.

Nuestra primera parada, a las 7:45 de la mañana, tiene lugar en Champ de Mars, un campo de desplazados que acoge a 20,000 personas, situado a unos escasos metros del Palacio Presidencial, que parece una tarta de novios aplastada.

Los servicios de saneamiento en este campo están gestionados por Acción Contra el Hambre (ACH) con el apoyo de UNICEF. Dos días después del terremoto, se desplegó el sistema de agua y saneamiento en Champ de Mars. Esto fue posible porque tanto UNICEF como ACH ya trabajaban en Haití mucho antes del terremoto.

ACH ha instalado, hasta la fecha, 400 letrinas portables en Champ de Mars. Delante de ellas nos encontramos a Josselyen, una de las 50 mujeres que limpian los inodoros. Antes del terremoto trabajaba como comerciante. Su actual trabajo se lo ha ofrecido la comunidad (todos los campos de desplazados tienen su propia jerarquía y gestión). “No me gusta mucho este trabajo, pero mi marido murió en el terremoto. ¿De qué otra manera puedo alimentar a mis cinco hijos?”.

Un camión llega a recoger los desechos de las letrinas – lo hace diariamente- que serán llevados al vertedero del que hablábamos antes. Es uno de los 3 camiones que UNICEF ha alquilado; hay otros 20 más que se han comprado y que están en camino. Seguimos al camión. Antes de llegar a Trutier, recogemos en la carretera a Carl Henry Vielot, ingeniero jefe del vertedero. Nos explica que el lugar tiene cuatro áreas diferenciadas según el tipo de escombro: basura, escombros, desechos y restos bioquímicos.

Desde el terremoto, el área de los desechos se ha quedado pequeña ya que todos los desechos de las letrinas de la ciudad, se vacían aquí. O por lo menos, eso es lo que debería ocurrir. Vielot nos dice que algunos camiones descargan ilegalmente desechos en ríos y canales. UNICEF con DINEPA (la Agencia Haitiana de Suministros de Agua y Saneamiento) y MSB (Agencia Sueca de Emergencia Civil), están buscando un nuevo terreno para instalar otro vertedero a las afueras de Puerto Príncipe. Pero no es fácil: hay muy poca tierra disponible debido a la cantidad de campos de desplazados que han emergido alrededor de la ciudad.

El terremoto ha provocado un alto índice de desempleo. Desde entonces, el número de personas que buscan entre la basura de Trutier ha ascendido de 200 a 2,000. Un grupo de adolescentes se me acerca en el vertedero. Tienen un gesto duro y triste. Son de las expresiones más duras que he visto desde que he llegado a Haití. “Recogo latas de bebidas. Hoy no he encontrado ninguna”, dice Geff, un chico de 16 años. “Hay demasiada gente intentando recolectarlas”. ¿Cuánto dinero consigues con las latas que recoges?, le pregunto. “Si consigo llenar un saco, me dan 12 goudes” (unos 20 céntimos de dólar).  

Nuestro día finalize en Parc Jean Marie Vincent, un asentamiento donde viven más de 25,000 personas. El sol se está acostando y estamos a punto de marcharnos. Sentada en la entrada de su chabola, una mujer da de comer a su hija de 4 años mientras sostiene a un bebé. Nos dice “mira, hay agua por todos los lados. Sé que están intentando ayudarnos, pero es tan difícil. Hay tanta gente en este campo de desplazados… Miles de personas y pocas letrinas. Las mujeres lavan ropa, cacharros. Está todo sucio y lleno de mosquitos. Me asusta el riesgo de la salud al que están expuestos mis hijos”.

Para mayor información
Kate Donovan,
kdonovan@unicef.org, UNICEF Nueva York, Tel:  1 212 326 7452
Tamar Hahn,
thahn@unicef.org, UNICEF America Latina y el Caribe, Tel  + 507 3017485
www.unicef.org/lac

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

 

 

 
unite for children