Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

UNICEF suministra agua y saneamiento a las familias haitianas que reciben atención médica a ambos lados de la frontera

UNICEF al cuidado de niños y niñas en cualquier lugar donde se encuentren

 

Por: Jennifer Bakody 


 

Jimaní, República Dominicana - 28 de enero de 2010 - Un área despejada como del tamaño de un campo de fútbol, un espacio amplio con yerba –luce como el lugar apropiado para que un grupo de niños corra tras un balón. En su lugar, el espacio, de propiedad del Hospital Buen Samaritano, está ocupado por filas de colchones manchados de sangre y protegidos por sábanas clavadas con troncos, como si fueran tiendas de campaña. Los niños y sus familiares llegaron hasta estas instalaciones luego del fuerte trauma que los afectó y los dejo como en el limbo, sin nada. Madres y padres prefieren tener a sus hijos a la intemperie, en un sitio abierto donde nada les pueda caer encima y causarles daños adicionales.

 

En total, son cinco los lugares fronterizos donde se está brindando asistencia médica a los haitianos afectados por el terremoto del 12 de enero que golpeó el corazón de Puerto Príncipe, cuatro de éstos están en Jimaní, y uno llamado "Ama a un niño" está localizado a unos 20 kilómetros en Fond Parisien, Haití. Con la excepción del hospital público, en Jimaní todas las facilidades están llenas de médicos y enfermeras extranjeros, la mayoría procedentes de Estados Unidos de América. Con el apoyo de las autoridades dominicanas están haciendo todo lo que pueden para dar asistencia médica y salvar vidas. En muchos casos, lo primero es recolocar huesos fracturados y tomar precauciones para evitar infecciones.

 

Hoy el número total de haitianos en estas improvisadas instalaciones es de algunos miles. Bajo esas condiciones, las provisiones y facilidades existentes de agua y saneamiento han resultado pocas. En respuesta, la oficina de UNICEF en Santo Domingo ha tomado medidas urgentes para apoyar a unas 3,000 personas, de las que al menos 40 por ciento se estima son niños y niñas. Se negocia y se trabaja con los aliados, entre ellos, el Ministerio de Salud, para instalar sanitarios y tanques de agua en donde se necesiten. También se han adquirido suministros de limpieza y se está dando apoyo técnico.

 

Elizes y su hijo mayor Malachy, 13 años, esperan para darse una ducha. Desde que el terremoto derrumbó su casa en Puerto Príncipe nadie ha podido cambiarse las ropas. Eso fue hace dos semanas. Elizes no se queja, al contrario, solo tiene palabras de reconocimiento para las autoridades dominicanas y los profesionales de la salud que han ayudado a salvar la vida de su hijo, herido y con una pierna fracturada, y que han tomado todas las medidas para mantenerlo aseado. “Nosotros estamos bien”, dice. “No es así, Malachy”, y el niño muestra una amplia sonrisa, orgulloso de mostrar todo el aparataje que lo mantiene sujeto en el lugar.

 

Una ducha de bienvenida y facilidades sanitarias limpias, acceso a agua y a facilidades sanitarias pueden ser en algunas situaciones asunto de vida o muerte, dado que el agua y el saneamiento se relacionan a enfermedades como la diarrea, que es la mayor asesina de niños menores de cinco años. Por lo tanto, el programa llamado WASH –agua, saneamiento e higiene por sus siglas en inglés-  es de cara a esta emergencia, prioritario para UNICEF. A tal fin, a través de todas las áreas afectadas, UNICEF está suministrando agua limpia a más de 300,000 personas diariamente.

Sentada en un colchón al lado de Malachy y su madre, está una joven madre llamada Alicia, quien amamanta a su hija recién nacida; solamente tenía dos semanas de nacida cuando ocurrió el terremoto, arrojándole piedras sobre su pequeño cuerpo y fracturándole ambas piernas. Ahora está con una escayola, recuperándose.

 

Alicia dice que está muy agradecida por el cuidado que ella y su hija han recibido en la República Dominicana, y ella misma ha decidido hacer todo lo posible para mantenerse fuerte a fin de pasar los nutrientes básicos e inmunidad a su hija. Por eso, para ella, el poder beber agua limpia nunca había tenido un sabor tan agradable.

 

 

Para más información 
Patricia García, pgarcia@unicef.org, UNICEF República Dominicana
Tamar Hahn,
thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe, Tel +(507) 301 7485
www.unicef.org/lac

Acerca de UNICEF 
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. 

 

 
unite for children