Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Más de 300 estudiantes se reunieron con líderes indígenas de distintas comunidades del país

© UNICEF Argentina/Haar

El objetivo de la jornadas, que contaron con el apoyo de UNICEF Argentina, fue difundir las costumbres ancestrales de los pueblos Toba, Kolla, Guaraní y Mapuche entre niños y adolescentes de entre 11 y 14 años de la Plata.

Buenos Aires, junio de 2009 - “¿Y cómo hacen para llevar el bebé en la espalda?”. “Ajá! Es una muy buena pregunta. Las mujeres Kollas somos especialistas: doblamos el "guayo" así, ponemos al niño dentro, le damos una vuelta y lo cargamos. Y así el niño crece junto a la mamá y si llora, lo giramos y enseguida lo ponemos al pecho”.

El que pregunta es Matías, 11 años, uno de los chicos de quinto grado de la Escuela Número 8 de La Plata. Y la que responde es María Ochoa, de la comunidad Kolla- Quechua, una de las organizadoras del primer encuentro entre estudiantes de escuelas públicas platenses y líderes indígenas de los pueblos Kolla, Toba, Guaraní y Mapuche.

Más de 300 estudiantes de La Plata de entre 11 y 14 años, se acercaron al Centro Cultural Malvinas Argentinas y compartieron toda una mañana de música, películas y charla con María Ochoa, Kolla- Quechua; Sergio Marihuan, Mapuche; Silverio González, Com- Toba; y Asunción Isidora Aguirre, Cacique de la Nación Guaraní.

El objetivo del encuentro, que se llevó adelante con el apoyo de UNICEF Argentina, fue establecer un puente intercultural entre las comunidades y los chicos que suelen conocer muy poco de los pueblos originarios que habitan en el país, pese a que en la mayoría de los casos tienen ascendencia indígena entre sus familiares directos.

Argentina tiene una población indígena de más de 3 millones de personas que provienen de 35 pueblos originarios que luchan por mantener la lengua materna y sus costumbres ancestrales. “Es muy importante conocer y difundir estas lenguas porque muchas de ellas se están perdiendo”, advirtió Elena Duro, especialista en educación de UNICEF. Duro abrió la jornada de trabajo junto a Mauricio Castro, en representación del intendente de La Plata, Pablo Bruera. Castro destacó que el intercambio entre los niños y los líderes indígenas contribuye a expandir la tolerancia y la igualdad entre los pueblos, “algo muy necesario en el país”.

Si bien las escuelas públicas tienen una matrícula integrada con chicos indígenas, la discriminación es muy fuerte, sobre todo entre los y las adolescentes.

“Estos encuentros son importantes para difundir nuestra cultura y que los chicos reconozcan su propia identidad que no pasa por el DNI, sino por sus raíces”, explicó María Ochoa, una de las impulsoras de la jornada y fundadora de una organización de mujeres indígenas que difunden la historia y la cosmovisión de los pueblos originarios y les enseñan a las nuevas generaciones a tejer, a cocinar, a curar con hierbas medicinales, a tocar los instrumentos que tocaban los abuelos y las abuelas.

LO QUE CUENTAN LOS SABIOS. Los primeros en contar quiénes son y de dónde vienen fueron los Mapuches. Sergio Marihuan saludó a los chicos en mapudungun, la lengua que le enseñaron sus padres, y extendió una bandera llena de dibujos y colores: el azul representa el mar y el cielo; el amarillo, el sol; el verde, la tierra fértil y las plantas; el rojo la sangre mapuche; y el blanco, “Huinca”, la luna.

“Estos picos simbolizan las montañas porque los Mapuches venimos de la Patagonia”, dijo Sergio Marihuan y señaló unos triángulos bordados en un abrigo de lana gruesa. Y contó que su pueblo está lleno de músicos como él, que tocan instrumentos que hacen ellos mismos como el cultrum, la pifilka y el trompe, una suerte de caja pequeña con cuerdas que los enamorados sólo tocan para sus novias.
Le siguió Silverino González, de la comunidad Com- Toba. “Nosotros venimos del Chaco, del monte, donde sólo se escuchan los pájaros”, contó Silverino y comentó que la mayoría de los Toba eran nómades, que se alimentaban de las recolección de frutos y que hablaban en dialectos propios que se fueron perdiendo con el tiempo. Silverino tenía hinchada propia: muchos de los chicos que lo escuchaban viven en el barrio Toba y son vecinos suyos o de sus hijos o de sus tías, primos y abuelos que hace años se instalaron sobre la calle 151.

Los Toba son muchos en La Plata pero los más numerosos son los Querandíes, según explicó la cacique Asunción Isidora Aguirre. “Todas las personas que nacieron en la Provincia de Buenos Aires son Querandíes, porque éste es territorio Querandí, y su lengua originaria es el guaraní”, dijo Asunción Isidora, descendiente de Rosa Aguirre “la mujer que amantó al General San Martín”.

La última en presentarse, antes del almuerzo, fue María Ochoa, con el "guayo" en la espalda como todas las mujeres Kolla. María contó que su pueblo se extendió por Ecuador, Bolivia, Perú, Chile, Argentina y una pequeña parte de Brasil. “El principio fundamental que rige en nuestra cultura es la energía que proviene del Sol y de la Pachamama, que es la madre tierra”, contó antes de mostrar su "guayo" y de que Martín le preguntara cómo hacían las mujeres para llevar a los niños en la espalda.
Los chicos aprovecharon el almuerzo para salir al patio: el Centro Cultural Malvinas Argentinas tiene un patio central con un mástil para izar la bandera de ceremonias y algunos bancos que ocuparon enseguida.

Evelyn tiene 14 años y se juntó con algunas compañeras para comer en ronda. Nació en el Chaco, pero se mudó a La Plata a los 7 y afirmó que mucho no se acuerda de cómo era vivir allá. Lo más difícil de ser quien es, dice, es que algunos chicos la discriminan “por el color de la piel”. “Me dicen boliviana y la verdad es que me molesta, porque yo soy Toba”, contó. ¿Y qué haces cuando te dicen eso? “Les contestó quien soy”.

José también vive en el barrio Toba y tampoco se acuerda mucho del Chaco. Pero su tía Carmen le canta en dialecto Com y cada tanto, le prepara tortas de maíz a la parrilla y le cuenta que cuando era chica el jabón en polvo no existía y las mujeres lavaban la ropa en el río y tejían en los telares las historias del pueblo. “A veces no me creen -aseguró Carmen-. Los chicos no se imaginan como puede cocinarse con leña y barro o armar colchones con paja”.

José viajó un par de veces al monte porque allá tiene varios familiares que de a poco, están migrando a La Plata en busca de trabajo. “¿Lo que más me gusta de allá? Los choclos –dice-. Son los choclos más ricos que probé en mi vida”. 

Para mayor información
María José Ravalli, mravalli@unicef.org, UNICEF Argentina
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe

--------------------
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.
www.unicef.org/lac
www.unicef.org/argentina

 

 

 
unite for children