Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

La prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo en Guatemala

© UNICEF Video
Odaliz, de 19 años de edad, se hace el examen del VIH antes de dar a luz a su primer hijo.

Por Thomas Nybo

ANTIGUA, Guatemala, 5 de febrero de 2009 - Odaliz Canrey, de 19 años de edad, espera su primer hijo. Gracias a UNICEF, Odaliz se está haciendo la prueba del VIH. Pese a que Guatemala tiene una baja tasa de prevalencia con ese virus, de menos del 1% de la población adulta, Odaliz quiere estar segura de su condición.

Odaliz decidió que su madre, con quien vive, le acompañara a hacerse la prueba, para que le diera apoyo. Ambas viajaron juntas al hospital nacional más cercano, donde Odaliz y otras mujeres embarazadas son sometidas a la prueba del VIH como parte de sus exámenes prenatales periódicos.

En Guatemala hay unas 59,000 personas que viven con el VIH. Odaliz dice que en su cultura la gente tiene miedo de hablar sobre el virus, aún de los aspectos más básicos, como la manera en que se propaga. Agrega que los pobladores de Alotenango, la aldea en que vive con su madre, tienen muchas ideas erróneas sobre el virus.

"Hay casos en los que si una mujer está infectada con el VIH, la gente no la quiere tocar ni deja que sus hijos se junten con ella o con los hijos de ella", explicó Odaliz. "Existe una gran carga de estigma".

La prevención de la transmisión del VIH en Guatemala

Las actividades relacionadas con el VIH y el SIDA que UNICEF lleva a cabo en Guatemala se concentran en la prevención de la transmisión del virus de la madre al hijo. A tal fin, UNICEF ofrece asistencia técnica, recursos humanos y servicios de exámenes del VIH a las mujeres embarazadas en 15 de los 27 hospitales nacionales.

Otra esfera de actividad del UNICEF es el tratamiento de los casos de VIH pediátrico. Hasta hace dos años, en Guatemala no se empleaban protocolos de tratamiento pediátrico de esa enfermedad. Cuando trataban a los niños infectados, los agentes sanitarios aplicaban métodos peligrosos, ya que partían por la mitad las píldoras para adultos, ignorantes de que los niños y niñas requieren dosis o medicamentos distintos.

Desde entonces, UNICEF ha ayudado al gobierno a obtener recursos para el tratamiento pediátrico. Por ejemplo, mediante una alianza con la Fundación Clinton, que suministra tratamiento gratuito y de por vida con medicamentos antirretrovirales a 150 niños y niñas guatemaltecos.

La ayuda de UNICEF también hizo posible que unos 840 niños y niñas guatemaltecos recibieran tratamiento con medicamentos antirretrovirales en 2006. El año anterior, sólo 356 niños y niñas habían recibido ese tratamiento. Pese a esos avances, es necesario mejorar el desempeño en cuanto a la detección temprana del VIH pediátrico, ya que con frecuencia los niños y niñas infectados llegan a los establecimientos sanitarios cuando la enfermedad está demasiado avanzada como para poder salvarlos.

Educar a las madres

Odaliz espera el resultado del examen sentada en un pasillo del hospital junto a su madre y muchas otras pacientes, entre ellas decenas de mujeres embarazadas o que dieron a luz recientemente. En esta sociedad, el control de la natalidad es un tema del que se habla muy poco. No es raro que mujeres como Odaliz tengan hasta 10 hijos.

Vilma Salazar, enfermera del hospital, dice que en su mayoría, las mujeres llegan al establecimiento sin saber casi nada sobre el VIH.

"Pueden saber algo por haberlo escuchado en la radio o haberlo visto en la televisión, pero cuando les pregunto qué saben suelen quedarse en silencio. Eso tiene mucho que ver con la cultura del miedo y la vergüenza", dice la Sra. Salazar.

Temor al estigma

Ana (nombre ficticio), de 24 años, se enteró de que vivía con el VIH cuando su embarazo estaba muy avanzado. Los médicos descubrieron su condición como resultado de un análisis de sangre, y pruebas posteriores confirmaron que su marido y su hijo también estaban infectados. Los tres reciben ahora tratamiento antirretroviral gratuito, pero Ana tiene miedo de revelar la condición de salud de la familia a sus amigos y vecinos.

"En mi aldea no lo sabe nadie", explica Ana. "Y no les voy a decir nada porque tendrían miedo de contagiarse de mi familia".

Tras una hora de espera, la enfermera le pide a Odaliz que tome asiento en su oficina. Los resultados indican que Odaliz no está infectada. La futura madre y la enfermera conversan luego sobre medidas de prevención y programan el próximo examen prenatal.

Odaliz regresa al pasillo y le da las buenas nuevas a su madre, con quien conversa también sobre algo que le explicó la enfermera, que mediante la prevención se puede garantizar que las próximas generaciones nazcan libres del VIH.

Para mayor información
Parisa Nabili, pnabili@unicf.org ,UNICEF Guatemala
Tamar Hahn, thahn@unicef.org, UNICEF América Latina y el Caribe

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.
www.unicef.org/lac

 

 

 
unite for children