Centro de Prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

En su primera visita oficial a Haití, la Directora Ejecutiva visita proyectos que reciben apoyo de UNICEF

© UNICEF Haiti/2008//Lemyone
Como parte de su misión en Haití, la Sra. Veneman visitó los sitios donde se llevan a cabo media docena de proyectos que reciben apoyo de UNICEF, además de reunirse con dirigentes políticos y gubernamentales.

Por Thomas Nybo

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 7 de enero de 2008 - Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, acaba de poner fin a su primera visita a Haití, el país con las tasas de mortalidad maternoinfantil más elevadas del Hemisferio Occidental.

A su llegada, la Sra. Veneman conversó con varios periodistas sobre lo que esperaba lograr durante su recorrida de tres días por el país, que culminará con una reunión con los principales funcionarios del Gobierno.

"Analizaremos la manera en que UNICEF se desempeña en este país, y la manera en que colabora con las ONG aliadas y nuestros aliados en el Gobierno a fin de mejorar las vidas de los niños y niñas", dijo la Sra. Veneman a su llegada. 

UNICEF en acción

Durante su permanencia en Haití, la Sra. Veneman inspeccionó más de media docena de programas que reciben respaldo de UNICEF. Su primera escala fue en el sitio donde se pone en práctica el proyecto Lakay-Lakou, uno de cuyos componentes es un refugio para niños y niñas de la calle, que están especialmente amenazados por la violencia y el maltrato.

Más de 375 niños y niñas acuden al refugio para recibir servicios básicos de alimentación, atención de la salud y educación. Los responsables de Lakay-Lakou se proponen darles a esos niños y niñas algo más que un respiro en la dura vida de la calle, ya que la meta del proyecto consiste en brindarles los conocimientos y las aptitudes que necesitan para triunfar en la vida.

 Yonel, de 16 años de edad, es uno de los niños huérfanos que acuden al centro. Yonel cree que la capacitación laboral que recibe le ayudará a ganarse la vida cuando sea adulto e impedirá que vuelva a vivir en la calle.
La siguiente visita de la Sra. Veneman fue al hospital Choscal, donde se brinda tratamiento contra la desnutrición a más de 3.000 niños y niñas por mes. UNICEF presta apoyo ese establecimiento sanitario desde 2005 como parte de su compromiso constante de otorgar mayor acceso a los servicios básicos de atención de la salud a los niños y niñas, especialmente los menores de cinco años, y a las mujeres, en particular las embarazadas.

© UNICEF Haiti/2008//Lemyone
En el transcurso de su primera visita oficial a Haití, Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, saluda a una joven residente de un refugio para niños y niñas afectados por el VIH/SIDA que recibe apoyo del organismo internacional.

Los niños pueden prosperar

A corta distancia del hospital, la Sra. Veneman se informó sobre un programa que administra AVSI, una ONG aliada de UNICEF que brinda apoyo psicosocial a los niños y niñas afectados por la violencia armada. Esa forma de violencia es una realidad dolorosamente frecuente para los habitantes más jóvenes de Cite Soleil, uno de los vecindarios más peligrosos de la capital haitiana.

La Sra. Veneman también visitó las instalaciones de diversos programas orientados a los niños, niñas y mujeres afectados por el VIH y el SIDA. En Haití hay miles de niños que viven con el VIH, y casi medio millón de menores de 18 años son huérfanos de uno o ambos progenitores, en muchos casos como consecuencia del SIDA.

Posteriormente, la Sra. Veneman visitó Zanmi Lasanté (Aliados en pro de la salud), un hospital de servicios integrales que cuenta con pabellones separados para niños y adultos, un centro de enfermedades infecciosas y una clínica para mujeres. En ese establecimiento, el Dr. David Walton explicó que desde que comenzó a trabajar en el mismo hace 10 años ha sido testigo de un enorme mejoramiento de la salud infantil.

Refiriéndose a los efectos de las enfermedades comunes de la infancia, que se agravan debido a la situación generalizada de pobreza extrema y desnutrición, el Dr. Walton agregó que "si no existieran estos programas, esos niños y niñas estarían prácticamente condenados a muerte".
 "Con frecuencia", añadió, "mueren antes de cumplir cinco años. Cuando logramos que sobrevivan, les estamos dando oportunidad de crecer, de educarse y de regresar a sus comunidades a prestar servicios útiles una vez que reciben esa educación".

"Es increíble", finalizó diciendo el Dr. Walton, "pero se trata de un programa que tiene consecuencias a nivel local y nacional".

Un país de muchos contrastes

Ese sentimiento de esperanza se reflejó también en las declaraciones que realizó la Sra. Veneman acerca del papel que desempeña UNICEF en Haití.

"Se trata de un país de muchos contrastes", dijo la Directora Ejecutiva. "Haití es un país donde hay mucha pobreza, y donde resulta difícil concebir que uno se encuentre a apenas tres horas de vuelo de la ciudad de Nueva York. En Haití, sólo un 50% de los niños y niñas en edad escolar primaria asiste a la escuela. Un 40% no está vacunado contra las enfermedades de la infancia. Y también existen muchas deficiencias con respecto a la protección de la infancia, desde la violencia contra los niños y la violencia sexual hasta la trata de menores de edad, además de una amplia gama de problemas de esa naturaleza".

"Se trata de un país donde los niños y niñas necesitan atención de la salud, educación y protección", finalizó diciendo la Sra. Veneman. "UNICEF trabaja en esas tres esferas tratando por todos los medios de mejorar la vida de los niños y niñas de Haití".

 

 
unite for children