Centro de prensa

Últimos comunicados de prensa

Actualidad

Convocatorias de prensa

Notas de prensa de otras fuentes

Historias de vida

Recursos audio visuales

Medios aliados

UNICEF en las Redes sociales

Documentos de referencia

 

Un balance final del año en las tareas a favor de la infancia de América Latina y el Caribe

Del escritorio del Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe 

Panamá diciembre 2007 - Se acerca el fin del año 2007 y con ello la necesidad de revisar lo andado y prepararse para acometer los retos pendientes del próximo año. Para UNICEF el 2007 marca un hito en su historia al conmemorase este año el aniversario número 18 de la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada en 1989 y ratificada por todos los países de América Latina y el Caribe. Convirtiéndose en un instrumento eficaz que promueve el derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo, a un nombre, a una nacionalidad y a recibir el cuidado de una familia.

El año 2007 también trajo consigo buenas noticias sobre el derecho a la identidad, al celebrarse en Asunción, Paraguay la "1a Conferencia Regional sobre Derecho a la Identidad " en la que gobiernos, sociedad civil, organizaciones internacionales y representantes de los pueblos indígenas y afrodescendientes acordaron trabajar conjuntamente para alcanzar el registro de nacimiento gratuito, universal y oportuno de todos los niños y niñas de la región en el 2015. Y para el 2008 se trabaja en una Conferencia similar con los países del Caribe.

Este año se anunció también la reducción de la mortalidad de niños y niñas menores de cinco años. Entre 1990 y 2006 se redujeron a la mitad las muertes prevenibles de aproximadamente 600,000 niños y niñas, a unas 300,000. Sin embargo debemos trabajar para poder reducir mucho más estas cantidades cumpliendo con los Objetivos de Desarrollo del Milenio señalados para el 2015.

Igualmente positivo es el discurso político alrededor de los temas de niñez y adolescencia en lo que respecta a la inversión y temas sociales, que se ha incrementado, mejorando notablemente las responsabilidades asumidas por los tomadores de decisión hacia la infancia, especialmente la más vulnerable.

Otra noticia que nos place está relacionada con las políticas de “mano dura”. Las autoridades de Centroamérica, México y República Dominicana, reconocieron que no es la estrategia correcta durante su participación en la “Conferencia Cultura de Paz y Prevención de la Violencia Juvenil” realizada en Costa Rica. Se ha visto en la región, que las políticas represivas y "prisión preventiva" más bien han profesionalizado el crimen. Por el contrario, hace falta incorporar en las agendas de los países, alternativas que aseguren seguridad pública desde una perspectiva integral, contribuyendo al desarrollo de la población adolescente y joven, y el reconocimiento de su ciudadanía.

Ahora bien si se pudieran cumplir mis deseos para la infancia Latinoamericana y del Caribe en el 2008, pediría mucho más!
Entre ellas, que la reunión del CARICOM sobre niñez e infancia a celebrarse en marzo 2008, que la Asamblea anual de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre Juventud y Ciudadanía que tendrá lugar en Medellín en junio 2008, y que la Cumbre Iberoamericana sobre Juventud y Desarrollo programada para octubre 2008 en El Salvador, ayuden a establecer un nuevo y más alto nivel en su abordaje de nuevas estrategias y mejorar el reconocimiento legal de los derechos de los niños, niñas y adolescentes por parte de toda Latinoamérica y el Caribe y por parte de cada uno de los países de la región.

Pediría que el período crítico que rodea a la madre desde el inicio del embarazo y el buen inicio de la vida del bebé sea foco de más inversión y apoyo, para disminuir la mortalidad infantil, reducir la desnutrición crónica, reducir sub-registro de nacimiento, mejorar el nivel de lactancia, frenar la transmisión del VIH de madre a hijo y proveer a las madres que viven con VIH tratamiento, lo que les daría la vida para acompañar el crecimiento de sus hijos.

Pediría también que el equipo de Directores Regionales del Grupo de Desarrollo de las Naciones Unidas (UNDG), que presentó su labor este año en Ginebra al Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, logre avances en la promoción de políticas que aumenten educación y empleo decente en beneficio de la población latinoamericana y del Caribe, especialmente a favor de los adolescentes y jóvenes.

Igualmente desearía ver a una población consciente y mejor preparada para emergencias, buscando la reducción del impacto de las emergencias en las poblaciones y logrando respuestas más rápidas para evitar tantas pérdidas de vidas y bienes, que ocurren sobre todo entre las comunidades más desfavorecidas y afectando en particular a mujeres y la niñez.

Además solicitaría la coordinación y canalización de recursos para financiar programas de generación de oportunidades que fomenten el desarrollo integral de la población adolescente, tomando en cuenta su aporte y su contribución. Que esos 25% a 30% de las y los adolescentes y jóvenes fuera de la escuela y del trabajo, cuyas edades oscilan entre los 15 y 24 años pudieran hacer su entrada  formal al mundo laboral con una mejor preparación.

Esto se relaciona directamente con mi próximo deseo que sería el de redefinir el paradigma de la educación básica, es decir desearía que la educación básica no sólo sea la primaria, sino que comprenda desde pre primaria hasta secundaria, que sea intercultural y de calidad e impartida en las diferentes lenguas del contexto cultural nacional. No más educación a medias.

Quisiera ver asimismo la disminución del racismo como seguimiento a la Conferencia de Durban, y acuerdos y plataformas inclusivas y acordadas para reducir los niveles de discriminación presentes principalmente hacia los pueblos indígenas y afrodescendientes.

Este próximo año establezcamos igualmente una base de medición de los niveles de violencia, teniendo en cuenta que 80,000 niños, niñas y adolescentes mueren anualmente a causa de la violencia intrafamiliar, que 2 millones sufren de explotación sexual comercial y 6 millones sufren abuso severo anualmente. Protejamos a nuestra infancia prohibiendo legalmente todas las formas de violencia contra la niñez, incluyendo el castigo físico, incluyendo el entorno familiar, dónde horriblemente, se dan los más altos niveles de violencia en su contra.

Pediría la puesta en marcha de sistemas confiables de información, en colaboración con la Comisión Económica y Social de Latinoamérica y el Caribe, CEPAL, y otras agencias de ONU para contribuir a la obtención de información desagregada a nivel sub-nacional. Hoy las peores formas de exclusión desaparecen dentro de los porcentajes nacionales. Ya no es ética- ni moralmente aceptable establecer políticas en base a promedios nacionales: hay que saber qué pasa a nivel provincial o municipal, y establecer objetivos acordes. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio se tienen que hacer realidad al nivel local y comunitario.

Por otro lado, además de su labor programática, espero que como UNICEF redoblemos esfuerzos por fomentar entre los gobiernos la capacidad de traducir sus compromisos políticos en una mayor y más equitativa inversión social y diseminar mejor la información sobre políticas públicas que demuestren resultados positivos para la niñez en la región.

Además durante el 2008 avanzaremos como Naciones Unidas, unidas en la acción por el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en la creación de un centro regional de agencias de Naciones Unidas con miras a realizar un trabajo más eficaz y coherente para la infancia de América Latina y el Caribe.

Si pudieran cumplirse mis deseos para todos los niños, niñas y adolescente de América Latina y el Caribe, habría más oportunidades para todos y la distribución de las riquezas sería más equitativa. La región crecería con gente mejor preparada y no a costa de ellos.

Unidos por la infancia en 2008

Nils Arns Kastberg

................................................................
Para mayor información
Wivina Belmonte wbelmonte@unicef.org UNICEF Oficina Regional América Latina y el Caribe
www. unicef.org/lac

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, y apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. 

 

 
unite for children