8 de septiembre: Día  de la Alfabetización

 

 

 

 

 

 

 

En su resolución A/RES/56/116, la Asamblea General proclamó el decenio 2003-2012 como "Decenio de las Naciones Unidas para la Alfabetización". El siguiente año, en la resolución A/RES/57/166   recibió el Plan de Acción Internacional para la Década y puso en manos de la UNESCO la coordinación de las actividades emprendidas a nivel internacional.

Mientras el proceso de globalización mundial avanza en las sociedades modernas, y nuevas tecnologías se desarrollan y se expanden rápidamente, en el mundo 781 millones de adultos son analfabetas, es decir una de cada siete personas. La infancia y la adolescencia, particularmente afectadas, son el sector de la población más sensible por tales cambios.  De hecho, más de 103 millones de niños, de los cuales más de la mitad son niñas, no van a la escuela. Esto implica que no aprenderán a escribir, leer o a contar y que sus oportunidades de trabajo en el futuro serán limitadas. De aquí la estrecha relación entre pobreza y analfabetismo.

 

 

 

 

 

 

 

A pesar de que en muchos países se han obtenido resultados considerables, aún subsisten enormes problemas, lamentó hoy el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura. Por este motivo, es necesario considerar la alfabetización como un fundamental "catalizador del desarrollo".

La alfabetización fomenta el desarrollo sostenible y es un proceso democrático imprescindible para lograr una justicia social igual para todos.

UNICEF en América Latina y el Caribe, en conjunto con otras agencias, aboga por una educación básica de buena calidad para todos los niños, niñas y adolescentes, y fomenta la igualdad de género. De este modo, a través de programas e iniciativas, UNICEF concentra su atención en los más desfavorecidos y excluidos, especialmente las poblaciones indígenas y afrodescendientes, marginadas históricamente de los procesos educativos. Asimismo, UNICEF fomenta la educación bilingüe, y particularmente en Bolivia, 34,200 adolescentes y adultos fueron capacitados en español y en sus lenguas nativas, no sólo para aprender a leer y a escribir, sino también en temas de salud y nutrición, higiene, y derechos indígenas.

UNICEF trabaja con aliados locales, nacionales e internacionales con el fin de cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas y en las Metas de la  Declaración de la Educación para Todos, asumidas en Dakar en el 2000.  

Uno de los programas apoyados por UNICEF en América Latina y el Caribe, es una importante iniciativa centroaméricana, particularmente en El Salvador, donde a través del Proyecto AECI-OEI de Educación inicial a través de alfabetización de familias, se da seguimiento a estrategias de ampliación de cobertura y calidad de la atención al desarrollo infantil temprano, con el propósito de incidir en mejores prácticas de crianza en las familias. Por medio de esta iniciativa se han organizado unos 60 círculos de alfabetización con la participación de aproximadamente 20 personas cada uno, atendiendo a un total de 1,190 personas (362 hombres y 828 mujeres), y a través de ellas, se está llegando indirectamente a 1,292 niños y niñas entre 0 y 6 años. En el marco de este proyecto se ha validado la utilización del manual Toma mi Mano, desarrollado por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) para trabajar contenidos de desarrollo infantil temprano con familias analfabetas de distintos países de América Central.

Otras iniciativas en El Salvador:

Comisión Técnica para la Alfabetización


En el marco de las actividades conmemorativas del Día Mundial de la Alfabetización, el día 8 de septiembre de 2005, fue creada por Acuerdo Ejecutivo 15-1136, la Comisión Técnica para la Alfabetización, con los propósitos de recomendar mejoras para la eficiencia y focalización de los servicios de alfabetización y de promover la participación de diferentes sectores con el Estado. La Comisión quedó conformada por representantes de UNICEF, Plan Internacional El Salvador, la Asociación Intersectorial para el Desarrollo Económico y el Progreso Social (CIDEP), Universidad Don Bosco y la Universidad Católica de Occidente.

A partir de sus facultades, en febrero del 2006, la Comisión presentó al Ministerio de Educación una propuesta de recomendaciones técnicas operativas para la mejora continua de los diferentes programas de alfabetización, llamando la atención a los aspectos de calidad, inversión, equidad y corresponsabilidad social, y al factor humano como centro de la acción. Este primer documento técnico fue retomado por el Ministerio de Educación de El Salvador (MINED), permitiendo así la inmediata revisión y mejoramiento de los  convenios y procesos de alfabetización planificados para el 2006.

Sin embargo, conscientes de que este primer esfuerzo apuntó a necesidades prácticas inmediatas propias de la operativización de los programas de alfabetización y de la necesidad de una reflexión más profunda que apuntara a los problemas de fondo. La Comisión se comprometió a construir un segundo documento que estableciera las bases para un cambio estratégico de mediano y largo plazo, en el marco del "Decenio de las Naciones Unidas para la Alfabetización" (2003-2012), de los compromisos internacionales y del Plan Nacional de Educación 2021. Este nuevo documento está en proceso de elaboración, contendrá reflexiones y orientaciones que pueden dar la pauta para hacer el salto de calidad en la alfabetización y lograr así la meta de erradicar el analfabetismo y alcanzar una sociedad letrada.

 

Enlaces

Ver más sobre Toma mi Mano

Educación Para Todos en LAC

Iniciativa de Educacion para Ninas

Libro alfabetizacion en América Latina