UNICEF hace un llamamiento a los dirigentes religiosos para que trabajen juntos por la paz y el desarrollo

 

 

 

 

Kyoto, Japón, 26 de agosto 2006 – Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, hizo hoy un llamamiento en vista de una mayor colaboración entre las religiones para proteger a los niños de las amenazas de la pobreza, las enfermedades y la violencia.

"Son demasiados los miembros de la familia humana que no disfrutan de las ventajas de una paz genuina y duradera", dijo Veneman durante la Octava Conferencia Mundial de las Religiones por la Paz que tuvo lugar en Kyoto, Japón. "Los conflictos desatados en todo el mundo son recordatorios siempre presentes de lo que divide a la humanidad. Pero son muchas más las cosas que nos unen, entre ellas la preocupación por la supervivencia y el bienestar de los niños y las niñas."

Veneman destacó que la infancia y la mujer forman el núcleo de los proyectos de desarrollo mundial, y señaló que la paz es compañera inseparable de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

"Vivimos en un mundo en el que 1.000 millones de personas subsisten con un dólar por día o menos", dijo. “Un mundo en el que 10,5 millones de niños mueren cada año por causas que en gran medida se pueden evitar; un mundo en el que el hambre, las crisis y las desigualdades socavan la paz y la estabilidad".

Veneman también intervino en Kyoto ante una Asamblea de Mujeres, donde habló del papel fundamental que desempeñan los esfuerzo de las mujeres por alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Dijo que si bien, en términos generales, la posición de las jóvenes y las mujeres ha mejorado en esferas como la educación, la esperanza de vida, la representación política y las oportunidades de empleo, como colectivo están sometidas a desigualdades que impiden el avance de sus respectivos países hacia el desarrollo. Veneman señaló la sanidad, el acceso a la educación y la violencia como esferas en las que las jóvenes y las mujeres siguen sufriendo a causa de la desigualdad y la privación.

"La desigualdad de género es parte de un ciclo que se perpetúa a sí mismo e incluye la pobreza y las enfermedades", declaró. "Hacer progresar la posición de las mujeres contribuirá a romper ese ciclo.

"Cuando se trata a las jóvenes y las mujeres del mismo modo que a los jóvenes y los hombres, ellas pueden participar plenamente en el hogar, el lugar de trabajo y los ámbitos políticos; las ventajas son inmensas".

Veneman dijo que las mujeres constituyen el 70% de las personas que, en todo el mundo, viven en la pobreza; que ganan menos del 5% de los ingresos mundiales y poseen menos del 1% de los bienes, aunque lleven a cabo el 66% del trabajo del mundo y produzcan la mitad de sus alimentos.

UNICEF trabaja en estrecha colaboración con comunidades religiosas para que sus redes y su influencia las convierten en aliados clave a la hora de garantizar la supervivencia y el desarrollo de los niños y niñas más vulnerables. Estas comunidades poseen la autoridad moral necesaria para concienciar sobre las cuestiones relativas a la infancia, para involucrarse en esfuerzos educativos y de promoción, y para presionar a los gobiernos para que cumplan sus compromisos a favor de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

 

UNICEF y las organizaciones religiosas

En todo el mundo, UNICEF y los grupos religiosos trabajan juntos en una amplia variedad de programas destinados a la infancia, en esferas tales como la educación, la protección infantil y la atención sanitaria.

En América Latina y el Caribe, UNICEF y el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), llevan más de 20 años trabajado juntos en la protección de los niños y sus familias.

En Turquía, UNICEF ha colaborado durante varios años con los imanes, respetados dirigentes religiosos que ofician en la tradicional oración de los viernes. Éstos han desempeñado un papel crucial en una campaña de educación de las niñas, urgiendo a los progenitores para que llevaran a sus hijas a la escuela, y, a principios de 2006, fueron un elemento clave a la hora de comunicar información sobre la gripe aviar, lo que salvó numerosas vidas.

Mediante la Iniciativa Regional Budista, UNICEF ha involucrado en Asia Oriental, en la subregión del Mekong, a un número cada vez mayor de monjes, monjas y maestros laicos budistas en la prevención y cuidados del VIH/SIDA.

En Etiopía, UNICEF trabaja con el Organismo Noruego de Cooperación para el Desarrollo (NORAD) y los dirigentes religiosos del país en la lucha por impedir la propagación del VIH/SIDA y combatir el estigma en torno a la enfermedad. Dirigentes influyentes se han comprometido a educar a sus seguidores sobre la importancia de dispensar cuidados a quienes viven con el VIH/SIDA, y de acabar con la discriminación que pesa sobre ellos.

 

Enlaces:

La Octava Asamblea Mundial de Religiones por la Paz apoya una Declaración sobre la Violencia contra los Niños

Ver video

 


Para más información:
Hiro Nakai, Comité Nacional de Japón, (+81-90)60151632, hnakai@unicef.or.jp
Angela Hawke, UNICEF Nueva York, (+1 212) 326 7269, ahawke@unicef.org
Kate Donovan, UNICEF Nueva York, (+1 212) 326 7452, kdonovan@unicef.org