Centro de Prensa

Centro de Prensa de UNICEF Honduras

Últimas noticias

Comunicados de prensa

Red de Comunicadores/as Infantiles

Contactos de prensa

Medios aliados

Documentos de referencia

Material audiovisual

 

UNICEF sobre el Día Mundial del Paludismo: pese a que se trata de una enfermedad que se puede evitar y curar, sigue causando 800.000 muertes por año (25/04/2011)

NUEVA YORK, 25 de abril de 2011. La malaria es la tercera causa más importante de muertes de niños y niñas en todo el mundo. Se calcula que provoca anualmente la muerte de unas 800.000 personas y que un 90% de esos casos ocurren en África, donde el paludismo es la causa de una de cada seis muertes de niños.

"Este Día mundial del paludismo, como sucede todos los demás días del año, unos 2.000 niños y niñas morirán debido a que sufrieron picaduras de mosquitos", indicó Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. "Contamos con métodos eficaces para combatir esa enfermedad mortal, y debemos emplearlos para salvar esas vidas".
 
El paludismo es una enfermedad que se puede evitar y curar. Diversos estudios han demostrado que cuando los niños duermen todas las noches bajo la protección de mosquiteros tratados con insecticida, las tasas de mortalidad en la infancia en sus comunidades disminuyen hasta un 20%.
 
A pesar de ello, miles de niños continúan muriendo, especialmente en África, debido a que carecen de mosquiteros tratados con insecticida y a que no reciben tratamiento adecuado en las 24 horas posteriores a la aparición de los primeros síntomas. Para algunos niños enfermos, una demora de apenas seis horas del inicio de su tratamiento puede representar la diferencia entre la vida y la muerte.
 
Entre 2004 y 2010, en los países donde el paludismo tiene carácter endémico se distribuyeron más de 400 millones de mosquiteros, 290 millones de los cuales se entregaron a partir de 2008. En algo más de dos años se distribuyeron suficientes mosquiteros como para satisfacer un 80% de las necesidades de los países de África afectados por la enfermedad.
Esos esfuerzos han rendido fruto, ya que se han logrado avances reales. Entre 2000 y 2009, el número de casos mortales de malaria en todo el mundo disminuyó un 20%, lo que representa muchas miles de vidas infantiles salvadas.

Los países que han intensificado sistemáticamente las actividades de prevención del paludismo han logrado reducciones importantes en la carga que esa enfermedad impone a los centros de salud. En los países donde el paludismo tiene carácter endémico, como Eritrea, Madagascar, Santo Tomé y Príncipe y Zanzíbar, se registraron reducciones de más de un 50% del número de casos confirmados de malaria o de personas internadas en hospitales o muertas debido a esa enfermedad.
 
La lucha contra el paludismo no sólo salva vidas infantiles sino que redunda en muchos otros beneficios económicos y sanitarios. Por ejemplo, la eliminación de esa enfermedad alivia las demandas que el paludismo impone a los centros de atención de salud que ya están sobrecargados de trabajo. La reducción de la amenaza del paludismo también se refleja en la mejora de la salud de las mujeres embarazadas y, por lo tanto, de sus bebés. Además, la lucha contra el paludismo sirve para reducir el número de muertes debidas a la desnutrición, ya que se trata de una enfermedad que aumenta las probabilidades de muerte de quienes la contraen cuando están debilitadas por la falta de alimentación adecuada.
 
"No podemos poner a salvo a algunos niños y dejar a otros a merced del paludismo", terminó diciendo Anthony Lake. "Ya se trate de emplear los mosquiteros tratados con insecticidas, los diagnósticos correctos o los tratamientos eficaces, el reto que tenemos delante consiste en brindar protección y atención a todos y cada uno de los niños y niñas amenazados".

 

 
Search:

 Email this article

unite for children