Centro de Prensa

Centro de Prensa de UNICEF Honduras

Últimas noticias

Comunicados de prensa

Red de Comunicadores/as Infantiles

Contactos de prensa

Medios aliados

Documentos de referencia

Material audiovisual

 

UNICEF efectúa un llamamiento por 1.400 millones de dólares para dar respuesta a las crisis más extremas (07/03/2011)




GINEBRA, 7 de marzo de 2011
– UNICEF dio a conocer hoy su informe Ácción Humanitaria para la Infancia (ver el documento en PDF), en el que solicita 1.400 millones de dólares en su llamamiento anual a los donantes a fin de poder prestar ayuda a los niños, niñas y mujeres atrapados en situaciones de crisis. El llamamiento de este año pone de relieve la situación en 32 países del mundo y hace hincapié en la importancia de aumentar la capacidad de resistencia de las comunidades.

 

“Al invertir en los niños y crear mayor capacidad de resistencia en los países y las comunidades vulnerables no sólo se está abreviando el camino hacia la recuperación, sino que también se ayuda a esas naciones a prepararse para los riesgos de posibles crisis futuras, así como para mitigar las pérdidas cuando éstas ocurren”, señaló Hilde Johnson, Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF.

 

En 2010, el mundo fue escenario de varias crisis humanitarias abrumadoras, como las inundaciones que cubrieron una quinta parte de la superficie del Pakistán; el terremoto de Haití, que cobró más de 200.000 vidas y causó el desplazamiento de millones de habitantes; la intensa y prolongada sequía y la escasez de alimentos que continúa poniendo a centenares de miles de niños y niñas de la región del Sahel bajo la amenaza de la desnutrición grave aguda.

 

Pese a que ésas son las situaciones de emergencias que más interés despertaron en los medios de difusión, hay muchas otras crisis menos difundidas que afectan las vidas de un gran número de niños, niños y familias.

 

La sequía, el hambre, los conflictos violentos y el desplazamiento prolongado constituyen terribles realidades para millones de personas en todo el mundo. Esas crisis humanitarias tienen graves consecuencias sobre los niños, como el reclutamiento en las fuerzas armadas, la violencia sexual y la pérdida de servicios básicos, como el suministro de agua, la atención de la salud y la educación.

 

La magnitud sin precedentes de los desastres que sufrieron Haití y el Pakistán en 2010 dieron lugar a una respuesta mundial extraordinaria por parte de todas las organizaciones humanitarias y sus aliados. Pero además, esas crisis dejaron en evidencia la necesidad de aumentar la preparación y redoblar los esfuerzos de reducción de los riesgos en las comunidades reiteradamente afectadas por los desastres. Suministrar a las comunidades vulnerables los elementos necesarios para hacer frente y resistir a tales amenazas constituye un componente cada vez más importante de la acción humanitaria, además de ser una esfera de las actividades de UNICEF con la que la organización está profundamente comprometida.

 

En 2010, por ejemplo, UNICEF examinó sus Compromisos básicos para la infancia en la acción humanitaria para defender mejor los derechos de los niños y las mujeres en situaciones de crisis. Como resultado de importantes modificaciones en su política humanitaria, UNICEF hace ahora mayor hincapié en la preparación antes del inicio de las crisis, fortaleciendo así los vínculos entre la acción humanitaria y el desarrollo, y destacando la importancia de la reducción de los riesgos.

 

El Informe de Acción Humanitaria para la Infancia 2011 presenta varias crisis que exigen apoyo extraordinario. La publicación indica cuáles son las situaciones en que resulta imperativo pasar de inmediato a la acción para salvar vidas, proteger a los niños y niñas de las peores formas de violencia y abuso y garantizar su acceso a los servicios básicos, como los de suministro de agua y saneamiento, atención de la salud, nutrición y educación.

 

“Tras un año de desastres naturales y tragedias humanas desoladoras, nunca ha habido una instancia más oportuna que ésta para aumentar la capacidad de resistencia de las personas y las comunidades que sufren repetidamente tales crisis”, señaló Johnson.

 

Este llamamiento abarca 32 países a los que se otorgó prioridad debido a la escala de sus crisis, a la gravedad de los efectos de las mismas en los niños y las mujeres, a la índole prolongada o crónica de las crisis y al grado de posibilidad de salvar vidas y lograr resultados a largo plazo en cada una de ellas.

 

 
Search:

 Email this article

unite for children