Centro de Prensa

Centro de Prensa de UNICEF Honduras

Últimas noticias

Comunicados de prensa

Red de Comunicadores/as Infantiles

Contactos de prensa

Medios aliados

Documentos de referencia

Material audiovisual

 

La pobreza impide al 45% de niñas y niños hondureños el acceso a la educación pre-escolar (10/02/2011)

 UNICEF / Giacomo Pirozzi

Un informe presentado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) revela que en Honduras solamente un 45 por ciento del total de niños y niñas en las edades de 4 y 5 años, acude a los servicios de educación pre-escolar en una población de 3,488,677.

Uno de los principales inconvenientes para que los menores queden al margen de la educación es la pobreza, falta de empleo de sus padres, escasez de centros educativos y las huelgas magisteriales entre otros.

El porcentaje de alumnos que culminan el sexto grado de educación primaria, es aún menor, 58.8 del total que ingresa en el primer grado. La población adolescente tiene un limitado acceso a la educación. Solamente 6 de cada 10 adolescentes se encuentra estudiando.

Se estima que la pobreza afecta a un 53,7 por ciento a los niños menores de 6 años de edad, a un 55.7 de la niñez en edad escolar y a un 47 de la población adolescente. Dichos porcentajes guardan relación con los promedios nacionales.

Según UNICEF, en materia de educación primaria, la cobertura de matriculación en los últimos dos años es de 89.5 por ciento. Sin embargo, si se mantiene el ritmo de reducción de los últimos años, con un promedio del 0.29 por ciento anual en el 2015, no se alcanzará a cumplir las metas trazadas para eliminar el analfabetismo.

También se destaca que la deserción de los estudiantes, mayormente en el área rural, se debe a que la educación no responde a sus necesidades sociales y laborales y por otro lado los altos niveles de pobreza que los obliga a ser parte de las actividades para el sustento familiar.

Las tasas más bajas de matrícula escolar y de retención dentro del sistema educativo se dan entre los niños y niñas de los pueblos indígenas y afro hondureños.

El organismo internacional indica que si bien el país ha iniciado un Programa de Educación Bilingüe Intercultural, se requiere un apoyo más decidido para reforzar dicha estrategia que responde a la diversidad cultural del país.

La niñez indígena junto con la población de niños que solamente trabaja en la zona rural del país, conforma el grueso del grupo que no tienen acceso al sistema educativo nacional.

La temprana inserción de los adolescentes al mercado laboral les excluye de oportunidades educativas y de otras ventajas sociales. Numerosos  adolescentes, particularmente en el sector rural, empiezan a trabajar a los 14.3 años de edad en promedio.

En ciudades tales como Tegucigalpa, el promedio de inicio de la vida laboral se da a los 16.1 años y en San Pedro Sula, a los 16.2 años de edad.

La pobreza afecta de manera significativa a la niñez y adolescencia de Honduras, privándoles de la realización de sus derechos, particularmente la educación, salud y nutrición.

Se espera que con un poco más de esfuerzo del gobierno para la construcción de centros educativos para que los niños puedan tener mayores posibilidades de enseñanza, el país tendrá mejores resultados en desarrollo a mediano y largo plazo.

(Publicado por La Tribuna, 10 de febrero de 2011)

 

 
Search:

 Email this article

unite for children