Historias de vida

Historias de Vida de UNICEF Honduras

 

El riesgo de ser niño en Yoro

La falta de opciones en este departamente, ubicado en el interior de Honduras, hace que los más pequeños compatibilicen su educación primaria con el aprendizaje de un oficio. Los padres consideran que esta es la única posibilidad de que construyan un futuro en el pueblo.

 

Junio, Tegucigalpa.- Llega la mañana y Melvin Pérez, un niño de ocho años,  se despide de su madre y sale en dirección al mercado de Jocón, un municipio ubicado en el departamento de Yoro, en el interior de Honduras. Va a trabajar con su padre en la zapatería del pueblo, un oficio que ejerce desde que tenía seis años para poder ser el sucesor de su padre en el pueblo. Aparte de perfeccionar su oficio, las posibilidades para superarse en este pueblo son muy pocas.

Aunque las tareas de Melvin son sencillas, limitan el tiempo que dedica a los estudios. "Es algo normal", remarca su padre, aludiendo a las escasas posibilidades de progresar en el purblo. “Prefiero que se profesionalice en un oficio porque en estos tiempos es lo que va valer”, afirma.

Melvin cuenta a UNICEF que su asignatura favorita son las matemáticas. Sin embargo, está decidido en seguir manteniendo el negocio familiar, el mismo que le está enseñando su padre.

El reloj avanza. Son las 11:30 de la mañana, la hora de ir a la escuela. Melvin deja el lustre de los zapatos y, muy alegre, expresa estar encantado de poder compartir ese espacio con sus compañeros. La escuela parece su evasión, donde puede "ejercer" de niño.

En la escuela, la maestra de Melvin cuenta a UNICEF que las escuelas y los colegios de la comunidad son pocos, aunque suficientes. El mayor inconveniente está en la falta de opciones para los estudios superiores, que hace que la mayoría de los pequeños del pueblo no puedan seguir con su educación.

 

 
Search:

 Email this article

unite for children