Historias de vida

Historias de Vida de UNICEF Honduras

 

El desarrollo entra por la puerta de las Escuelas Amigas

Conocemos las Escuelas Amigas a través de Nidia, una de sus alumnas: “Gracias al apoyo de la comunidad, la municipalidad y UNICEF contamos con una escuela bonita y dan ganas de venir todos los días”

 Escuelas amigas en Honduras


Conozca la Escuela Amiga a través de Ricardo

San Pedro Sula, 2007.- "Seguir creciendo y aprendiendo comenzó en mi escuela y en mi vida cuando inició la Escuela Amiga", nos revelo emocionada la niña Nidia Chávez. “Todos estos pupitres, los mapas, los libros, las esferas, las ludotecas y las formas en que están ubicadas las sillas... es algo nuevo. Ahora somos más los que venimos a la escuela”, manifestó alegre Nidia Chávez.

“Antes esto era una montaña de silla y pupitres desordenados, hoy tenemos ludoteca, las esferas y mapas son nuevos, podemos conocer nuevos países y como se ha ordenado el mundo”, prosiguió, describiendo fascinada Nidia su nueva escuela.

Sin embargo, asistir a la escuela es para la niñez en la colonia Rivera Hernández de la norteña ciudad de San Pedro Sula un asunto de toda una suerte. Este famoso barrio hondureño ha visto la muerte de varios adolescentes y jóvenes víctimas de la violencia callejera: “Un primito mío perdió su vida por una bala perdida, aquí cerca de la escuela”, nos comentó en voz baja una amiguita de Nidia.

Nidia tiene 10 años y estudia quinto grado en la Escuela Amiga Russel. Su familia es una más de la colonia Rivera Hernández. Son cinco hermanos; su papá se dedica a la venta en la calle y su mamá a las labores del hogar. El comercio informal es la principal y única fuente de ingresos familiar. Esto significa que han de hacer malabares para llegar a fin de mes. Seguir estudiando es todo un lujo que Nidia únicamente puede permitirse gracias a las oportunidades que ofrece la Escuela Amiga, que cuenta con una organización de padres y madres de familia, profesores y profesoras amigas de las niñas y niños y un gobierno escolar que ella preside y que cumple con lo que promete: "Somos diferentes a los políticos adultos, en este Gobierno Escolar no nos hacemos trampas y somos honrados”, explica

"La Escuela Amiga cuenta con una organización de padres y madres de familia, profesores y profesoras amigas de las niñas y niños y un gobierno escolar que preside Nilcia: 'Somos diferentes a los políticos adultos, no nos hacemos trampas'

Educación: un lujo
En Honduras para una familia campesina o de barrio marginal como en
el que vive Nidia, los gastos que supone enviar a sus hijos e hijas a la escuela son un esfuerzo económico que no todos pueden llevar a cabo, “y no es extraño que los adultos piensen dos veces antes de hacerlo, ya que algunos creen que es mejor que trabajemos”, vuelve a decir al oído la compañera de Nidia.

Para las niñas y los niños, son muchos los obstáculos para continuar en la escuela o pasar de grado. “Para nosotras es aún peor por la discriminación que existe en algunos hogares a la hora de elegir enviar a la escuela a un niño o una niña. La familia no dudará en invertir sus recursos en la educación del varón y por eso desde el Gobierno Escolar luchamos por la igualdad, tal y como dicen los Derechos del Niño”.

Nidia es una de las 500 niñas y niños que asisten a recibir sus clases en la Escuela Nueva Amiga Rosa de Russel, en la marginal colonia Rivera Hernández de San Pedro Sula: “Hasta hace un año nuestra escuela era fea, los pandilleros entraban y robaban todo, hoy, gracias al apoyo de la comunidad, la municipalidad y UNICEF contamos con una escuela bonita y dan ganas de venir todos los días a clases”.

Merienda escolar y matrícula gratis
“Mi familia gastaba cerca de mil lempiras en matricula -52.91 dólares-
más los uniformes y útiles escolares. Hoy es gratis la matricula y además tenemos una rica merienda escolar”. “Antes, las sillas estaban vacías, casi no venia niños a clases por el miedo a las “maras” o porque no teñían dinero en su casa. La cosa ha cambiado y los profesores son buenos y ayudan”, apunta Nidia.

El apoyo de su familia es una motivación más para ella “todos están contentos,  pero lastimosamente en San Pedro Sula y en Honduras, no todas las escuelas son como la mía, realmente tengo un privilegio, se que en otros lugares del país, las escuelas no son buenas y la educación es muy baja y hay mucha huelga”.

Al terminar el recreo en la tarde soleada de San Pedro Sula e interrumpiendo la entrevista y la toma de fotografías,  Nidia sale revolteando como mariposa para entrar a la sala de biblioteca, donde ahora hay ventiladores que mantienen fresco el ambiente. Los compañeros están curiosos y ella hace una señal de victoria.

 

 
Search:

 Email this article

unite for children