Recursos

Nos Toca

Publicaciones

Leyes y Convenciones

Los Rostros del Hambre

Kit Maestro de Emergencia

Paquetes de Comunicación

Derechos de la Niñez

Televisión

Radio

Estadísticas

Historias / Protección

Historias / Nutrición

Historias / Educación

Historias / Agua y Saneamiento

Historias / VIH Sida

Solicitud Programas de TV

FTP para comunicadores

Eventos

Vacantes

Licitaciones

 

La importancia de contar con la información correcta sobre VIH/SIDA

real14
© UNICEF/Gua2006/Elena Prieto
Por no tener la información adecuada, Kelvin se infectó cuando apenas tenía 14 años.

Kelvin* ya había oído algo sobre el VIH/SIDA cuando, hace unos cinco años, él se infectó. Pero no tenía la información correcta. “Yo pensaba que era un virus que andaba en el aire, no que se transmitía por la sangre o por relaciones sexuales”, recuerda este joven de 19 años.

Esa información la obtuvo más tarde. “Cuando tenía 16 años –y ya estaba infectado–, me enteré de que era bueno usar el condón. Fue hasta esa fecha que supe de la importancia de la prevención, no antes”.

En la actualidad, Kelvin, originario de Puerto Barrios, trata de contrarrestar esa desinformación y ayuda a que otros no caigan en lo mismo que él. “He dado alguna charla partiendo de mi expe-riencia y ayudo en la medida de lo posible a otros adolescentes. Ésa es mi meta”, señala.

La historia de Kelvin

¿Cómo se infectó este joven? “Siempre andaba de feria en feria, y me iba a meter mucho a los bares. Y como se decía que era mejor sin preservativo porque, con él, no se sentía nada, así lo hacía. De ahí me vino el virus. Nunca pensé que iba a agarrarlo en esas parrandas”.

Por ese entonces, Kelvin apenas tenía 14 años. Tiempo después, cuando se enfermó de un pulmón, “haciéndome unas pruebas de sangre me dijeron que tenía el VIH”. Aún así, “anduve con más patojas porque todavía no sabía cómo se pasaba la enfermedad”.

real15
© UNICEF/Gua2006/Elena Prieto
En la asociación Gente Positiva, Kelvin participa en varias activida-des. Él, por ejemplo, ha enseñado a sus compañeros a hacer tapetes de lana sobre un marco de madera.

Kelvin cuenta que “los doctores antes no te explicaban qué es el VIH/SIDA, sólo te decían que era una enfermedad sin cura”. “Pasé una etapa en la que como de todos modos me voy a morir, dije que no me iba a cuidar, ni ir a un médico. En el tormento, agarré a beber porque pensaba que no tenía solución”, señala.

El cambio en Kelvin se dio cuando llegó a la Clínica Familiar Miguel Ángel García del Hospital San Juan de Dios, en la capital: “Ahí me dieron la información adecuada, me dijeron que había tratamiento, que podía salir adelante”.

En ese lugar y en la asociación Gente Positiva –dedicada a apoyar a las personas que viven con VIH/SIDA–, Kelvin encontró la orientación y ayuda que no halló en su familia. “Cuando le conté a mi mamá que tenía VIH me dijo que me fuera de casa. No sé nada de ella ni de mis hermanos. Me aparté de ellos bien niño, comencé a andar y a la fecha aquí estamos”, indica.

“La familia que perdí la estoy hallando aquí en Gente Positiva. Mucha gente está mal informada sobre el SIDA; pareciera que piensan que con darle la mano a uno o comer del mismo plato se pasa, pero no”, cuenta.

Kelvin, que recibe tratamiento antiretroviral desde hace tres meses gracias a Médicos Sin Fronteras, participa en las diferentes actividades y charlas de ayuda que se organizan en Gente Positiva. “Nos apoyamos unos a otros”, indica.

Una de las últimas actividades programadas ha sido la realización de talleres de manualidades. Kelvin, que trabaja como carpintero, fue el “instructor” en uno de ellos. “Les enseñé a hacer tapetes de lana, sobre unos marcos de madera hechos por mí”, dice orgulloso.

El camino de la prevención

Este joven, ahora, se siente bien. Más aún cuando puede contar su experiencia a otras personas y habla de prevención. “Hace falta mucha información sobre el VIH/SIDA en Guatemala. La gente no sabe de esto, no sabe cómo debe cuidarse”, indica. Por ello, tanto Kelvin, desde su experiencia personal, como muchas organizaciones locales e internacionales se dedican a informar sobre el VIH/SIDA en el país.

Por ejemplo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, ha desplegado una campaña de información sobre salud integral para jóvenes, en la que se incluye la temática de la salud reproductiva y la prevención del VIH/SIDA. En esta iniciativa, son los mismos adolescentes –previamente capacitados– quienes dialogan e informan a otros jóvenes sobre la salud y el VIH/SIDA. Asimismo, UNICEF desarrolla a nivel masivo materiales informativos y educativos.

“Hay que formar a los jóvenes para que no les pase lo que a mí. Tener la información y prevenir es lo más importante. Quizá, cuando yo he platicado con algunos adolescentes, me vieron como payaso o pensaron “éste está loco”; pero si les sirve lo dicho, estamos bien”, apunta Kelvin.

*Nombre ficticio

Descargar PDF

 

 
Search:

 Email this article

unite for children