Recursos

Nos Toca

Publicaciones

Leyes y Convenciones

Los Rostros del Hambre

Kit Maestro de Emergencia

Paquetes de Comunicación

Derechos de la Niñez

Televisión

Radio

Estadísticas

Historias / Protección

Historias / Nutrición

Historias / Educación

Historias / Agua y Saneamiento

Historias / VIH Sida

Solicitud Programas de TV

 

En espera del líquido vital

real87
© UNICEF/Gua2010
Telma Mazariegos y su hija Jackelyn junto con el tambo plástico para almacenar agua pues en la colonia Aníbal Archila, Bárcenas, Villa Nueva, no tienen el servicio. Padres y madres de familia reciben orientación sobre saneamiento, con apoyo de UNICEF.

Telma Mazariegos, de 30 años, espera con ansias que llegue el camión cisterna que les vende agua a las 199 familias que desde hace dos meses viven en la comunidad Carmen del Monte, Bárcenas, Villa Nueva, cuyas viviendas fueron construidas por el Gobierno de Guatemala para apoyar a los damnificados por la tormenta tropical Ágatha, que dejó unas 400 mil personas afectadas en todo el país en 2010.

“Estamos contentos de contar por lo menos con un techo porque nos quedamos sin nada, pero uno de los problemas que tenemos es que aquí no hay agua ni drenajes”, expresa Telma, quien reside en esta nueva comunidad, junto con sus hijos Jackelyn, de cuatro años, y Robin, de 11 años.

Ella relata que anteriormente residía en el Cañaveral, Peronia, Villa Nueva. “Nosotros vivíamos a la orilla de un barranco donde pasan aguas negras, las que se desbordaron y se nos metió toda el agua sucia a nuestras casas. Perdimos todo y por eso nos trasladaron a esta nueva colonia”, expresa.

Aunque no hubo pérdidas humanas por este desbordamiento de aguas negras, un grupo de familias no pudo rescatar sus pertenencias. Durante varios días, la familia de Telma estuvo albergada en una iglesia y posteriormente fue trasladada a esta colonia que inauguró el presidente Álvaro Colom, el seis de junio pasado.

El mandatario guatemalteco explicó que esta comunidad fue construida en un terreno que anteriormente pertenecía al Ejército Nacional y le pusieron el nombre de Aníbal Archila en memoria del periodista que murió víctima de la erupción del Volcán de Pacaya, el 27 de mayo último.

Víctor Duarte, director de la Unidad para el Desarrollo de Vivienda Popular, informó que esta colonia tiene 199 casas, de unos 72 metros cuadrados, con dos habitaciones, con un costo total de cuatro millones de quetzales (US$500,000).

Telma relata que en los primeros días les suministraban gratis el agua, pero desde hace tres semanas ya no llegó el repartidor del Gobierno. A partir de entonces, cada dos días se acerca un camión cisterna a vender ese líquido. “Pagamos ocho quetzales (US$1) por un tambo que nos dura menos de dos días. No tenemos otra opción más que comprarlo porque no podemos vivir sin agua. Esta situación aumenta nuestros gastos ya que mi esposo, que es ayudante de albañil, gana muy poco”, dice.

real88
© UNICEF/Gua2010
Cada dos días llega a la colonia Aníbal Archila, Bárcenas, Villa Nueva, un camión que cobra 8 quetzales (US$1) por llenar un tambo de agua. Las familias reciben orientación sobre saneamiento con el apoyo de UNICEF.

Josefa Guardas, de 29 años, afirma que la organización Oxfam les donó los tambos plásticos que usan para almacenar el agua, y también les dio un kit de limpieza que contiene jabón, cloro, toallas, pañales, pasta dental y otros artículos.

A esta comunidad llega personal de la organización Refugio de la Niñez que les entrega material educativo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y les da capacitación para saneamiento mínimo en sus viviendas y comunidad.

“Nos han organizado en comités de reacción inmediata que funcionan en cada sector de la colonia. Aunque cada dos días viene un camión a hacer la limpieza de las letrinas públicas, una familia las limpia dos veces cada día con cloro, para evitar que se junten moscas y se enfermen nuestros niños”, indica Josefa.

“Como no tenemos drenajes, la colonia solo cuenta con letrinas públicas que están a la entrada de cada cuadra. Si bien nos hemos organizado para usarlas, a veces tenemos problemas porque los niños necesitan ir al baño en la noche y las psicólogas nos han explicado que no los dejemos ir solos para evitar que puedan ser víctimas de abuso sexual”, indica Josefa. Agrega que las psicólogas les han llevado libros educativos, que son donados por UNICEF, en los cuales les hacen ver a los niños y niñas los riesgos de irse con personas desconocidas porque pueden ser víctimas de abuso sexual.

“También nos han aconsejado que le echemos cloro al agua que tomamos para evitar que a nuestros hijos y a nosotros nos dé diarrea”, agrega.

Al respecto, el Programa de Agua y Saneamiento, del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, señala que con el apoyo de UNICEF elabora diagnósticos de daños en agua y saneamiento en las comunidades afectadas, así como la renta de sanitarios móviles para apoyar a comunidades de personas afectadas por la tormenta Ágatha.

Telma indica que espera que las autoridades de Gobierno les canalicen agua potable a sus viviendas y les construyan los drenajes para que puedan contar con servicio sanitario dentro de sus viviendas. “Con mis hijos esperamos que nos arreglen esta situación para que vivamos mejor”, puntualiza.

Bárcenas, Villa Nueva, Agosto del 2010

Descargar PDF

 

 
Search:

 Email this article

unite for children