Recursos

Nos Toca

Publicaciones

Leyes y Convenciones

Los Rostros del Hambre

Kit Maestro de Emergencia

Paquetes de Comunicación

Derechos de la Niñez

Televisión

Radio

Estadísticas

Historias / Protección

Historias / Nutrición

Historias / Educación

Historias / Agua y Saneamiento

Historias / VIH Sida

Solicitud Programas de TV

FTP para comunicadores

Eventos

Vacantes

Licitaciones

 

La futura profesora

real71
© UNICEF/Gua2006/D.Ochoa

Recién finalizó su sexto grado de primaria, pero dice estar conciente de que debe seguir sus estudios para ayudar a su comunidad en Chinique, Quiché. De momento, afirma Elda, piensa continuar los básicos y se ha trazado el objetivo de ser maestra de educación media.

Elda Maritza Pérez Ruiz, de 12 años, ya tiene planificado su futuro en la aldea Choaxán, del municipio de Chinique, departamento de Quiché. Explica, con mucha propiedad y soltura, que cuando sea grande va a estudiar Profesorado en Educación Media para ayudar a los niños de su aldea. Luego seguirá psicología o pedagogía en una universidad.

Concluyó el sexto grado de primaria y durante sus vacaciones trabajó junto a su padre para arrear el ganado, alimentar las reses y en los oficios domésticos. Elda estudió en el establecimiento escolar de su comunidad que forma parte del programa de la Nueva Escuela Bilingüe Intercultural, impulsado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, desde 1992, y que es apoyado por el Estado de Guatemala.

Ella es la menor de sus hermanos y quizá la más privilegiada pues ahora su familia está consciente de su formación y de su superación. Con el tiempo, la niña se convertirá en líder comunitaria, según lo expresa ella misma.

Este modelo sienta las bases de una educación bilingüe e intercultural, a partir de la realidad lingüística y cultural de los niños y las niñas. Actualmente existen más 645 escuelas que han adoptado esta metodología activa que da protagonismo al alumno en el proceso de enseñanza en su idioma materno. En esta experiencia participan activamente los padres de familia, mientras que los maestros y maestras reciben capacitación especial y materiales didácticos adecuados.

Elda es un ejemplo de ello. Durante su último año de estudio fue tesorera del gobierno escolar, una estructura estudiantil que decide, junto a los docentes y padres de familia, el futuro de la escuela y las políticas a seguir. “La organización nos hace sentir bien porque así trabajamos en beneficio de los estudiantes y las compañeras. A principio de año decidimos qué cambios íbamos a hacer en la escuela y durante los siguientes meses los realizamos, gracias a las rifas que hicimos. A mí me tocó guardar el dinero y cuando lo necesitaban siempre lo tenía”, cuenta emocionada Elda.

real72
© UNICEF/Gua2006/D.Ochoa

Su gobierno escolar, explica la niña, tuvo la fortuna de organizar talleres de discusión con los alumnos de todo el establecimiento. La idea era conocer qué opinaban acerca del ornato, la limpieza y el orden. Gracias a esos talleres el ciclo escolar finalizó con la escuela pintada, las canchas totalmente limpias y las banderas izadas en sus respetivos lugares.

Guadalupe Pérez Ruiz, padre de Elda, dice que ya inscribió en el ciclo básico a su hija. “Quiero que estudie. Noté los cambios en su personalidad, pues luego de la muerte de su mamá era muy tímida. Ahora es una niña muy activa y más colaboradora en la casa”, afirma Pérez.

Elda quiere que sean más los niños y jóvenes beneficiados, porque, agrega, ese tipo de escuelas los hace sentirse importantes. 

La lideresa infantil afirma que ha hecho conciencia entre los demás niños y niñas de que la escuela debe estar bien. “Les dije que si la escuela está bien, ustedes también estarán bien”, señala. Con la mirada puesta en su establecimiento escolar, Elda enfatiza que le gusta participar y que cuando sea grande quiere ayudar a arreglar su municipio.

Descargar PDF

 

 
Search:

 Email this article

unite for children