Vidas reales

Historias de vida

 

Estimulación, nutrición y buen trato

El calor se pega a la ropa de León, un promotor de veinte años. Desde el puerto de San Pedro a orillas del río Napo, donde se embarcó, hasta la entrada a la comunidad Escupulo, debe navegar tres horas y luego navegar dos más antes de llegar a la comunidad.

Las indígenas empiezan a hablar. “Desde el primer taller el promotor nos ha enseñado cómo se debe cuidar a los guagüitos”, dice Mercedes. “Hay que dar la papilla desde los seis a los ocho meses”, dice Carmen. “Es importante la salud, así los niños vienen con ánimo y sentimiento a la escuela”, comenta Mario Grefa, el maestro.

Carmen cuenta: “Antes yo no sabía nada, criaba a los hijos por criar, ahora ya sé que hay que darles de comer bien. A la última, le doy la papilla, le cuido. Esta guagua ha de criar con más fuerza que los otritos” Las madres se muestran agradecidas de lo que han recibido en los talleres.

“Ahora nuestros hijos van a tener mejor crecimiento, más inteligencia”, comenta Ana mientras el sol se esconde tras el inmenso verde que nos rodea.

 

 
unite for children