Vidas reales

Historias de vida

 

Primer día de escuela en Rioverde


La inauguración del primer año de básica en Rioverde, un municipio de la provincia de Esmeraldas, es una fiesta.  Muchos globos multicolores  cuelgan de la carpa que protege a decenas de niños y niñas del fuerte sol tropical.

En medio del bosque siempre verde de esta zona costeña que limita con Colombia, vive la mayor parte de la población afroecuatoriana. Una de las maestras contratadas por el Ministerio de Educación,  mostrando una sonrisa amplia, cuenta que a sus veintinueve años se enfrenta al reto de trabajar en la escuela de una comunidad muy pobre ubicada bosque adentro.

 “A los 5 años están en plena infancia, quieren conocer y averiguar todo, es la etapa en que se les debe nutrir. Deben jugar, cantar, conocer los números del 1 al 10, las vocales, el abecedario” dice convencida. Y añade. “En Esmeraldas muchas  madres que  han pasado por esa pobreza no quieren que sus hijos vivan lo mismo.”

 “Empezamos este sueño hace unos tres años y  pedimos apoyo a UNICEF y al Contrato Social por la Educación” comenta el alcalde de Rioverde. “Para nosotros, los niños y las niñas son el presente y el futuro del país. Necesitamos que se preparen para que aporten en el desarrollo de este cantón”. Imagina en voz alta a estos mismos niños, a estas mismas niñas, después de algunos años. “Queremos que sean los líderes, los que dirijan el país” afirma enfático.

 

 
unite for children