Políticas Públicas y derechos

Protección

Polticas públicas en favor de la infancia

 

Alcaldes y gobiernos provinciales conocerán por primera vez el presupuesto de los programas sociales en sus territorios

portada_C__mo_va_la_inversi__n_social_19(1).jpg

QUITO, jul /07.-   El disco compacto “Indicadores presupuestarios para el desarrollo” (abrir CD) y el boletín “Cómo va la inversión social” son instrumentos para que cantones y provincias accedan a información  calificada y de primera mano que permita comparar cuánto  y a qué  tipo de programas se asignan los recursos que los ecuatorianos están recibiendo del gobierno central a través del gasto social del Presupuesto.

El disco presentado por Grupo Faro y UNICEF hoy ayuda a los gobiernos locales y a las instituciones sociales a planificar sus acciones transparente y  eficientemente. 

En el caso de las autoridades locales, al saber lo que asigna el gobierno central a temas como educación, salud y programas sociales, pueden planificar acciones complementarias, o actuar para cubrir brechas.  Por ejemplo, el CD mostrará si un cantón dado goza de cobertura de uno o más programas de desarrollo infantil; en caso negativo, las autoridades pueden solicitarlo.  Por su parte, el INNFA, por ejemplo, puede, a través del CD, saber si el ORI o el FODI están ofreciendo sus servicios en un cantón tal, para planificar mejor su propia intervención en ese territorio.

El análisis presupuestario del CD se refiere al gasto social del Presupuesto Nacional del Estado, y no a las transferencias que por ley realiza el gobierno central a los municipios (15%, etc). Gracias a este innovador análisis, los ciudadanos podrán comparar y evaluar la cantidad y calidad de los servicios sociales que recibe su provincia o su cantón por parte del gobierno central, y si la inversión en su cantón está por encima o por debajo del promedio provincial y nacional.

Inequidad
El CD pone en relieve las diferencias existentes entre cantones en cuanto a la inversión social del Estado.  También revela cómo los fondos estatales pueden estar dedicados a temas que no benefician necesariamente a los ecuatorianos más pobres.

Para tomar el caso de Riobamba, en ese cantón el Estado gasta 16 millones de dólares por subsidio al diesel.  Mientras tanto, el presupuesto del Municipio de Riobamba, con el cual debe atender todas las necesidades del cantón, asciende a 20.3 millones de dólares.  En el caso de Morona, el gasto gubernamental en subsidio al gas es de un millón de dólares al año, lo que iguala a toda la inversión social estatal en el cantón, incluyendo el bono de desarrollo humano, programas de nutrición, de alimentación, de desarrollo infantil, FISE y Bono de la Vivienda.

Si lo gastado en estos subsidios que hoy benefician a ricos y pobres, fuera invertido en temas sociales en el mismo cantón, tendría un impacto mucho más positivo, y beneficiaría a quienes más lo necesitan.

La diferencia entre que se cumplan o no los derechos de miles de niños y niñas ecuatorianos está en que se invierta o no en los programas sociales que aseguran educación, salud y protección para ellos y ellas.  Con los nuevos instrumentos para la vigilancia del gasto social, Grupo Faro y UNICEF esperan que autoridades locales, instituciones y ciudadanos tengan una visión más clara de que hoy se cumple y lo que aún se falta por cumplir en esta inversión, que se mide, en último término, en dignidad y vidas humanas plenas.

 

 
unite for children