Medios

Notas de prensa 2014

Notas de prensa 2013

Notas de prensa 2012

Notas de Prensa 2011

Notas de prensa años anteriores

Embajadores de Buena Voluntad

Publicaciones

Comunicación para el desarrollo

Artículos publicados en el diario El Telégrafo

Contactos de prensa

Área de Comunicación

 

Nadya Vásquez: “El cambio real solo será posible cuando revirtamos las jerarquías e instalemos una cultura de respeto hacia las diferencias y la diversidad”

© UNICEF

 Nadya Vásquez llegó al país el día  24 de agosto del  2011, para iniciar funciones como  Representante de UNICEF en Ecuador.

Anteriormente fue Representante de UNICEF  en la República Bolivariana de Venezuela y Belize, así como Asesora Regional en Temas de Gestión para América Latina y el Caribe. La  funcionaria inició su carrera en UNICEF hace 20 años, ocupando diversos cargos a nivel gerencial.

Ha sido activista de los Derechos Humanos toda su vida. Su energía ha movilizado voluntades a todo nivel y en diversos contextos en pro de la justicia social. Ha logrado acuerdos relacionados, por ejemplo, con la implementación del Plan Mujer y Desarrollo en Panamá y de la misma manera facilitó el consenso nacional para la elaboración de la Ley de Justicia Penal Juvenil de ese país.

Esta semana, finaliza su mandato en UNICEF, por lo que, es tiempo de hacer balance y hacer un recorrido por los principales hitos de su gestión.

Usted llegó a Ecuador hace dos años. ¿Cuáles fueron las prioridades de país en cuestión de derechos de la niñez en ese momento?

Al llegar hace casi tres años el reto fue conocer un país en cambio y buscar una nueva forma de pensar la realidad y la cooperación, para responder a la promoción y realización de los Derechos de los niños y las niñas con una programación de cooperación relevante, tomando en cuenta los cambios profundos que han ocurrido y ocurren en la sociedad ecuatoriana; cambios en la composición de la población y la respuesta a los ciclos de vida en el marco del mandato constitucional ecuatoriano de derechos e igualdad. En definitiva, dar mayor focalización, centralidad e integralidad al Programa de Cooperación en correspondencia con las nuevas prioridades nacionales.

¿Cuáles han sido los principales logros de UNICEF en el país en estos dos años?

El quehacer de UNICEF ha estado estos años  asociados a los logros de las  instituciones del Estado Ecuatoriano y la sociedad ecuatoriana con el propósito de establecer políticas públicas para  promover y garantizar la realización de los derechos de los niños y las niñas. Especial contribución se dio para avanzar en los enfoques de planificación y gestión basada en resultados y en utilizar las instancias y dispositivos para la rendición de cuentas con el firme propósito de garantizar una cooperación que se ajuste a los principios de la Declaración de Paris y el Plan de Acción de Acra. Asimismo, una nueva comprensión de enfoques holísticos para abordar la relación que tiene que darse en las acciones de UNICEF para que los programas de apoyo de la cooperación a las políticas públicas articulen la dimensión del Estado, sociedad, comunidad y familia de manera coherente.

¿Qué balance hace de su paso por Ecuador y de su liderazgo de la oficina en el país?

Un balance positivo, siempre con el deseo de haber podido responder más a una agenda de profundos cambios y habernos movido con la celeridad que estos requieren. Lo más importante es haber comprendido la importancia de la dinámica ecuatoriana e identificar que la dimensión de infancia y adolescencia requieren, desde el aporte de UNICEF, un enfoque de trabajo multisectorial e intersectorial en un país que impulsa un modelo de planificación desde esta perspectiva, superando el tradicional enfoque sectorial que lleva a la fragmentación del concepto de vida integral, y que lleva a re-pensar el concepto de desarrollo implícito en la cooperación.

¿Cuáles son los retos que todavía enfrenta el país en cuestión de garantía de derechos de la infancia y la adolescencia?

En términos de garantía de derecho, pese a los avances, los restos continúan siendo la prioridad de una  agenda de protección social con una mirada de especificidad de los niños y las niñas, sostenimiento de la  inversión en primera infancia y adolescencia, erradicación de la  pobreza infantil, cambiar el imaginario socio cultural con respecto a los adolescentes para verles como un recurso de desarrollo y no como problema, superando todos las formas  de violencia. En resumen, una imperiosa necesidad de que prevalezca lo ético para superar las grandes desigualdades y  viendo al niño y la niña, especialmente frente a un contexto en que se busca la expansión económica y la creación de condiciones para el desarrollo humano.

Ecuador ha pasado en poco tiempo de ser un país de Renta Baja, a pasar a ser de Renta Media. Un patrón que han seguido muchos países de la Región. ¿Cuál es el rol de UNICEF en un país de estas características?

El tema de esta clasificación en Ecuador y la respuesta de la cooperación internacional no solo tienen que ver con el nivel de los ingresos per cápita sino también con el grado de desarrollo de sus políticas y el interés del Estado de asumir el rol que le compete, aportando los recursos de inversión. En este caso, toca a UNICEF acompañar los esfuerzos nacionales, promoviendo el conocimiento que se tiene a nivel mundial en temas de infancia, facilitando el intercambio de experiencia entre países de la región y fuera de esta, sistematizando procesos de aquellas experiencias de las que se derivan buenas prácticas a nivel nacional para promoverla a lo interno o revisarla con otros países de América Latina u otras regiones, acompañando el desarrollo de los sistemas de registro y estadístico para que se cuente con nuevos indicadores y datos para un seguimiento adecuado del impacto de las políticas y la inversión. En términos de las estrategias de cooperación Sur – Sur o Sur – Norte, Ecuador es un país que tiene muchos logros y avances en la planificación con enfoque de derechos humanos que merecen ser conocidas y compartidas con los países de la región.

 ¿Qué ha aprendido como profesional en todos estos años de trabajo con UNICEF?

El tema de los derechos de la niñez marcan un hito en la historia de la humanidad, los estados y las sociedades hacen esfuerzos significativos pero el cambio real solo será posible cuando revirtamos las jerarquías e instalemos una cultura de respeto hacia las diferencias y la diversidad. Cuando seamos conscientes, quienes trabajamos en desarrollo, que el tema de los derechos empieza por la  práctica de los hacemos gestión pública  y respondamos de manera coherente para que éste no sea un tema que está referido a "los otros".  En especial, en un mundo y países que son todos pluriculturales y multiétnicos.

7. ¿Cuáles son sus planes de futuro ahora que se acaba esta etapa?

Inspirarme en la experiencia y el aprendizaje internacional para seguir acompañando el desarrollo de la dinámica social y responder, desde los diversos movimientos sociales en mi país y fuera de este, nuevas formas de pensamiento, a los retos de una necesaria ciudadanía universal que viva y realice los Derechos Humanos.

 

 
unite for children