Historias de Vida

Recursos

Video

Audio

Publicaciones

Multimedia

Historias de Vida

 

Goles para la vida

Alexander y la educación intercultural de “Escuelas Amigas de la Infancia”


 Talamanca, Costa Rica. Alexander (13 años) no dudó en hablarle al embajador de UNICEF Leo Messi en su propio idioma: el bribri. “Ís be´shkena?” le dijo este niño bilingüe. A lo que el jugador de fútbol pidió la traducción: “¿Como estás?”


Cuando Alexander conoció a Messi en la capital costarricense en marzo del 2011, su Escuela Meleruk, ubicada a casi 250 kilómetros de la ciudad de San José, apenas iniciaba  en el programa de UNICEF “Escuelas Amigas de la Infancia” apoyado  por la Dirección Regional de Sulá del Ministerio de Educación.


Ahora la escuela de Alexander, ubicada en el cantón de Talamanca,  fomenta la interculturalidad como un valor para generar habilidades para la vida de la niñez indígena de Costa Rica. Talamanca es uno de los 81 cantones  donde están los más bajos niveles de desarrollo en cuanto a mortalidad infantil, pobreza y deserción escolar.


Además de la Escuela Meleruk, otras dos  escuelas y tres colegios del cantón de Talamanca, también se fortalecen con este programa. Para  Yorleny Blanco, la Directora Regional de SuLá, el programa promueve la “razón de ser” de la niñez indígena.


Ella tiene a su cargo casi 100 centros educativos donde nueve de cada diez niños y niñas son escolares indígenas, principalmente de los Pueblos Bribri y Cabécar.  Por eso, uno de los retos pendientes  consiste en extender la cobertura de este programa a la totalidad de los centros educativos.


“Es importante recibir clases en bribri. Esa es la cultura de nosotros”, recuerda Alexander durante su trayecto de la casa a la escuela. Cuando su padre Esmeraldo no lo puede acompañar, Alexander camina solo varios kilómetros para llegar a la escuela.


Herramientas para la vida


Con  “Escuelas Amigas de la Infancia”, los niños y las niñas están “aprendiendo a convivir con otras culturas porque se debe compartir con los demás”, recuerda Jorge Luis Guzmán, el director de la escuela de Alexander. Aquí solo hay solo dos docentes para todos los niveles y un par de aposentos como infraestructura escolar.

Alexander  beneficia de “Escuelas Amigas de la Infancia” porque sus maestros ahora cuentan con más herramientas pedagógicas para mejorar la calidad de la educación que él recibe en el aula. Además,  Alexander y sus compañeros participan de actividades que fomentan sus historias y tradiciones.


Con docentes capacitados y estudiantes conscientes de su historia, en la escuela de Alexander ahora también hay libros de texto en su propio idioma, materiales de entretenimiento, incluidos juegos tradicionales y una que otra bola de fútbol  para meterle a sus vidas, goles como los de Messi.

 

 
unite for children