Centro de Prensa

Noticias Recientes

Noticias 2014

Noticias 2013

Noticias 2012

Noticias 2011

Noticias 2010

Noticias 2009

Noticias 2008

Información de Contacto

 

ONUSIDA presenta estudios sobre poblaciones vulnerables con VIH

San José, 1 de marzo 2012. ¿Cuáles son las condiciones de vida de un grupo de mujeres con VIH en el país? ¿Qué tanto conocen las poblaciones  indígenas Ngäbe-Buglé migrantes  sobre el VIH y cuántos han usado el condón masculino? ¿Cómo se maneja en los centros penitenciarios a la población de la diversidad sexual y/o con VIH?
Estas son algunas de las interrogantes que se contestaron esta mañana durante la presentación de “Investigaciones sobre la situación del VIH y sus repercusiones en poblaciones vulnerables”, organizado por  el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA). La actividad se realizó en horas de la mañana en el Hotel Crowne Plaza Corobicí.
Los estudios se hicieron con fondos PAF (Program Acceleration Funds) de ONUSIDA, que pretenden acelerar la respuesta del país en áreas importantes donde haya necesidad de impulsarla

 

 

 

 

“Los miembros del equipo conjunto de ONUSIDA en el país identificaron un vacío de datos en algunas poblaciones importantes y a partir de eso se iniciaron las investigaciones”, explicó Laura Sánchez, Asesora en VIH del Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA.
Se presentaron tres estudios, desarrollados entre el 2010 y 2011: 1)  Diversidad sexual, derechos humanos y VIH en el Sistema Penitenciario de Costa Rica; 2)   Estudio de conocimientos actitudes y prácticas en relación al VIH y sida y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) en la población ngäbebuglé; y 3) Caracterización de las condiciones de vida de las mujeres con VIH en Costa Rica: Evidencias para la  exigibilidad de sus derechos humanos.
Privados de libertad y VIH
El estudio con personas privados/as de libertad (PPL) se realizó en la cárcel de mujeres El Buen Pastor, y en los centros penitenciarios que albergan hombres en Cartago (Centro de Atención Institucional Cocorí), Alajuela (La Reforma, Centro de Atención Institucional Gerardo Rodríguez Echeverría,  Centro de Atención Institucional San Rafael) y el Centro de Atención Institucional de Limón.
Los resultados demuestran que existe vulneración de los derechos humanos de las personas privadas de libertad que pertenecen a la diversidad sexual en los ámbitos del ejercicio de la sexualidad, la autonomía personal y la no discriminación.
“La investigación identifica un miedo a la visibilización como personas VIH positivas y a la falta de confidencialidad, específicamente en las cárceles de hombres existe miedo a que se les reconozca como personas pertenecientes a la diversidad sexual”, indica la investigación realizada por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y ONUSIDA.

El estudio también desprende que el sistema penitenciario costarricense no tiene contemplado el abordaje del tema de Diversidad Sexual. Incluso, algunos/as funcionarios/as penitenciarios/as  refuerzan el estigma y la discriminación hacia las personas con VIH privados de libertad, generando dificultades para la puesta en acto de su sexualidad. “Las personas privadas de libertad que viven VIH están satisfechas con la atención médica, sin embargo consideran que no hay una atención integral en VIH (nutrición, psicología, etc.) y se evidencia la necesidad de un programa de pares”, constató el informe.

Vulnerabilidad de población indígena
El estudio con indígenas consistió en 113 entrevistas y grupos focales con miembros de la etnia Ngäbe-Buglé, quienes cada año migran de Panamá a Costa Rica entre los meses de agosto a febrero. “Es una población altamente vulnerable por factores de pobreza, alta movilidad, limitada organización política y ubicación geográfica”, explicó Carlos Van der Laat, de la División de Salud y Migración de la  Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
Los resultados del estudio demuestran un bajo nivel de conocimiento sobre el  VIH, cómo se transmite y cómo se previene. Por ejemplo, un 45,8% de las mujeres y un  25% de los hombres nunca habían escuchado hablar sobre el condón masculino. “Hay muchos mitos sobre el tema, asociados a su cosmovisión, por ejemplo el 63,7% cree que las personas con sida deberían aislarse, mientras que el  45,1% no aceptaría a una persona con VIH-sida como vecino”, agregó VanderLaat.

Esta investigación se hizo con  apoyo de asesores culturales, que ayudaron a identificar a las personas encuestadas y en la aplicación de las entrevistas en Ngobere. A partir de la investigación se inició un proceso de capacitación a la población Ngäbe-Buglé migrante, en temas de salud sexual y reproductiva, a cargo de estos asesores.

Condiciones difíciles para mujeres con VIH
El estudio de mujeres se hizo con apoyo de organizaciones de mujeres que viven con VIH. “Hay encuestadas de todo el país, a excepción de Guanacaste. Sus edades oscilan entre los 14 y los 67 años, algunas fueron diagnosticadas recientemente y otras tienen muchos años de convivir con el VIH. Sin embargo, no existe un dato exacto de cuántas mujeres tienen VIH en el país”, explicó Laura Sánchez del UNFPA.
De este estudio, lo más relevante fue conocer las condiciones de vida de estas mujeres, que viven en familias cuyo ingreso mensual promedio es de 150 mil colones mensuales, y en muchos casos se constituyen como la principal fuente de ingreso  (solo un 40% tiene pareja). La mayoría tiene niveles académicos bajos y muchas de ellas tienen a cargo el cuido de otras personas. 
La mayoría identifica a los centros de salud como su principal fuente de apoyo, pues en muchos casos, ni siquiera la totalidad de su familia conoce el diagnóstico. Paradójicamente, se quejan por la calidad de servicios que reciben, pues consideran que la atención es mala y que no se brindan espacios de escucha o de apoyo.
“Una de las principales preguntas que nos hacemos es cómo estas mujeres pueden cuidar de su salud en semejantes condiciones si, por ejemplo,  todas reportan efectos secundarios de los medicamentos. ¿En dónde queda el tema de la nutrición o las condiciones de su vivienda?”, reflexionó Sánchez.
Luego de la presentación de los estudios, se programó una sesión de trabajo en horas de la tarde  con autoridades y personeros de instituciones, organizaciones de la sociedad civil y agencias de cooperación para hacer reflexiones y recomendaciones para abordar los diferentes temas expuestos y darles seguimiento a futuro.

 

 
Search:

 Envíe este artículo por correo electrónico

unite for children