Prensa

Comunicados de prensa 2011

Comunicados de prensa 2010

Opinión del Representante del UNICEF Bolivia

20 Aniversario de la Convención de los Derechos del Niño

Revista HECHOS

Centro de Documentación e Información

Información de contacto

 

UNICEF convoca a sociedad en su conjunto a aportar a reforma del Código Niño, Niña Adolescente

La Paz, 12 de Abril de 2010 .- En el marco de la conmemoración del Día del Niño en Bolivia, UNICEF destacó hoy el progreso de Bolivia en la aplicación del Código Niño, Niña y Adolescente -Ley 2026 y subrayó tal logro como uno de los hitos de los últimos 20 años y uno de los pilares absolutos del desarrollo socio-económico del país.

Con la aparición del Código, promulgado el 27 de octubre de 1999, Bolivia abrió las puertas a la participación de diversos sectores sociales y múltiples instancias del Estado en la implementación de normas y principios que posicionan a los niños, niñas y adolescentes bolivianos como sujetos sociales, y lo más importante, sujetos de derecho. El mismo se apoya e inspira en los postulados y principios de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, que cumplió veinte años de vigencia universal en Noviembre pasado.

Paralelamente, y ante las venideras reformas legislativas en general y específicamente al Código en el marco de la nueva Constitución Política del Estado, UNICEF convoca a la sociedad civil a apropiarse del debate y asegurar que los ajustes a la Ley 2026 y las demás leyes relacionadas, se enmarquen en una visión que considere plenamente los ámbitos nacional, departamental y local en cuanto a asignación de recursos en cada dependencia territorial; con  plena identificación de la identidad, particularidades de género y diversidad etnocultural de cada niño, niña y adolescente en Bolivia.

“Debe, igualmente, perseguirse un sentido de prioridad en el fortalecimiento del sistema de atención y protección de la niñez en los diferentes niveles institucionales y asegurar  mayor énfasis la participación sostenida de niños, niñas y adolescentes en los procesos de opinión, reformulación y cambio”, anotó hoy Gordon Jonathan Lewis, Representante de UNICEF en Bolivia.

20 años de la Convención en Bolivia – Un mosaico de logros y desafíos

Bolivia fue el octavo país del mundo en ratificar la CDN, el 8 de marzo de 1990. Así, pasó a formar parte del grupo mayoritario de Estados que decidieron adherirse a la misma. Desde entonces, el país se ha anotado una diversidad significativa de logros en el frente Infancia-Niñez y Adolescencia. Por ejemplo, se ha producido una reducción de casi un 50% en la mortalidad infantil (menores de un año) y ha habido un aumento progresivo en términos de cobertura educativa. De igual forma, se ha registrado mayor inversión de recursos financieros para la niñez.

No obstante, prevalecen enormes desafíos que merecen atención con sentido de urgencia:

  • Pobreza – La incidencia de la pobreza extrema alcanza un 37% de la población nacional en términos generales. Sin embargo, esta proporción abarca más de un 47% en el caso de la población indígena, llegando a 68% en áreas rurales. La incidencia de la pobreza extrema en menores de 18 años el 2007 era de 45,2%, representando  1,9 millones de niños, y la incidencia de la pobreza moderada era de 69,6%, representando 2,9 millones de niños.  Aún cuando la población indígena en Bolivia es mayoritaria y, proporcionalmente, una de las más elevadas en América Latina, la pobreza y sus efectos se manifiestan de manera más contundente en las poblaciones indígenas y originarias en función de marcadas las disparidades en el acceso a servicios sociales básicos, el conocimiento, las tecnologías y la igualdad de oportunidades.   (Fuente – UDAPE/Ministerio de Planificación/UDAPE-UNICEF, Estudio Global de Pobreza y Disparidades en la Niñez)
  • Salud & Nutrición - En la década pasada, Bolivia logró reducir la tasa de mortalidad materna de 390 a 229 por 100,000 nacidos vivos y las tasas de mortalidad infantil y mortalidad de menores de 5 años han experimentado similares reducciones. Aún así, se siguen registrando aproximadamente 15,000 muertes anuales en niños menores de un año (de los cuales el 50% durante el primer mes de vida);  3,5 por ciento de los infantes bolivianos (menores de un año) sufren de bajo peso al nacer y el fenómeno de malnutrición crónica en niños por debajo de los cinco años (27,1 por ciento en la actualidad) tampoco ha sufrido notables transformaciones por espacio de dos décadas. 50 de cada 1000 nacidos vivos mueren antes de completarse su primer año de vida y existen disparidades marcadamente visibles en términos de la mortalidad infantil en áreas rurales y urbanas: 67 muertos y 36 muertos por 1000 nacidos vivos en áreas rurales y en concentraciones urbanas, respectivamente.  (Fuente – Encuestas Nacionales de Demografía y Salud)
  • Educación - Aunque la matriculación en educación primaria ha mantenido niveles aceptables por encima del 90% y con paridad de género, se detectan dificultades en la permanencia hasta el último grado de primaria entre niños/as y adolescentes entre 6 y 19 años de edad, la que ha oscilado alrededor del 75%; sin embargo, la tasa de cobertura neta de primaria para el 2007 fue del 91.8%. La calidad en la educación y la relevancia de los contenidos de instrucción primaria continúan enfrentando dificultades, particularmente en función de las condiciones étnico-linguísticas de la población. Se identifica aquí también una clara disparidad en el número de años de estudio promedio de la población indígena (7,2 años) versus la población no indígena (10,5 años) a nivel nacional. En el año 2006, existían aproximadamente 294,000 niños y niñas entre 6 y 13 años fuera de la educación primaria.

Si bien el gasto social en favor de la niñez creció de 5,7% a 6,8 % respecto del PIB entre 2000 y  2006, aún queda pendiente mejorar la eficiencia en la asignación, especialmente en salud y educación donde el gasto salarial está por encima del 72%, dejando poco margen a recursos de inversión. Es igualmente prioritario aumentar las asignaciones respecto al PIB en el área de protección que en el 2006 no superaban 0.5%. 

Persisten, de otro lado, vulnerabilidades derivadas de la pobreza estructural, que facilitan la continuidad y tolerancia hacia la violencia de género y la violencia intrafamiliar. Los conflictos sociales y la disparidad en ingresos, acceso a servicios y oportunidades aparecen como coadyuvantes permanentes de otras manifestaciones de abuso, incluidos el trabajo infantil y la explotación económica y sexual. En la actualidad, 8 de cada 10 hogares bolivianos practican alguna forma de violencia o intimidación física o emocional contra sus hijos(as). Datos del censo nacional 2001 indican que 201.779 niños y niñas entre los 7 y 17 años de edad trabajan y al menos 133.951 lo hacen entre las edades de 14 y 17.

“La inversión social en la infancia debe establecerse como una constante incondicional en el planeamiento del desarrollo de Bolivia. Construir equidad desde la infancia permitirá, de igual forma, frenar la reproducción inter-generacional de la pobreza y redundará en mayores y mejores oportunidades para las generaciones presentes y futuras”, agregó Lewis.

Nota de prensa completa.


 

 

 

 

 

Opinión del Representante de UNICEF Bolivia

[PDF]
(PDF documents require Acrobat Reader to view.)

Lamina coleccionable EL ABC DE LOS DERECHOS DEL NIÑO


[PDF]
(PDF documents require Acrobat Reader to view.)

Código Niño, Niña y Adolescente

[PDF]
(PDF documents require Acrobat Reader to view.)

Convención Sobre los Derechos del Niño

unite for children