Prensa

Comunicados de prensa 2011

Comunicados de prensa 2010

Opinión del Representante del UNICEF Bolivia

20 Aniversario de la Convención de los Derechos del Niño

Revista HECHOS

Centro de Documentación e Información

Información de contacto

 

"Basta Ya” - UNICEF exhorta a adoptar la erradicación de la violencia contra la infancia como prioridad de desarrollo

La Paz, 5 de febrero de 2010.- El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) expresó su rechazo enfático hacia cualquier tipo de violencia contra la infancia y exhortó a instancias gubernamentales, no gubernamentales y a la sociedad en general a adoptar medidas contra estos graves abusos y que éstas sean asumidas como prioridad absoluta de desarrollo. Estas declaraciones se producen como efecto de las denuncias recientes sobre  violaciones a niños, niñas y adolescentes en hogares de acogida infantiles en el departamento de Cochabamba y de los tantos casos de violencia contra la niñez que todavía quedan ocultos.

El Representante de UNICEF en Bolivia, Gordon Jonathan Lewis, recordó que la Convención de los Derechos del Niño, establece en su artículo 19 que “es obligación del Estado proteger a los niños de toda forma de violencia y maltrato perpetuado por padres, madres o cualquier persona dedicada a su cuidado”.

“Ni instituciones ni la administración pública están aplicando políticas rigurosas ni recursos humanos y financieros adecuados para asegurar el fortalecimiento del sector en temas de protección de la infancia en el país”, indicó el Representante de UNICEF, quien añadió que “es necesario frenar esta situación. BASTA YA. Es hora de priorizar la erradicación de la violencia contra la infancia como imperativo  de desarrollo”.

Niños en hogares, más vulnerables
UNICEF recordó que el fenómeno de abusos sexuales contra la niñez en el país no es nuevo y que es un tema que puede afectar a niños y niñas de cualquier estrato social, económico y educativo. Sin embargo, los niños y niñas en hogares sustitutos o en centros penitenciarios, entre otros, suelen estar mayormente expuestos a castigos físicos, confinamiento, restricción o negación de contacto con los mientras de su familia y/o amigos, abuso verbal, físico o sexual.

En muchos contextos, la violencia sexual es la culminación de una serie de ataques contra la dignidad del niño abusado que le han hecho perder todos los componentes de su ámbito de protección. Tal estado de vulnerabilidad extrema del niño huérfano o separado de sus padres facilita la impunidad y el silencio. En el caso de los hogares de Cochabamba donde se han producido episodios de abuso, los niños y niñas han sufrido las consecuencias de una falta evidente de medidas de control y monitoreo de los individuos e instituciones responsables.

Aunque no se puede establecer con exactitud la cantidad total de población acogida en hogares, según datos proporcionados por los SEDEGES, en el año 2007 el departamento que mayor cantidad de niños, niñas y adolescentes acogió fue Santa Cruz (7.000), seguido de Cochabamba (3.190). Por el contrario, el departamento con menor población en hogares fue Pando (22). (Fuente: Bolivia. La respuesta institucional del Estado a la temática de violencia contra la niñez y adolescencia. 2008) Según datos proporcionados por el Servicio Departamental de Gestión Social de La Paz, en el 2009 las Defensorías Municipales de la Niñez y Adolescencia de La Paz y El Alto atendieron 6828 y 6651 casos de maltrato y violencia, respectivamente.

Durante el primer semestre del 2009 fueron registrados 562 casos de demandas de atención de violencia doméstica y familiar (psicológica, física-psicológica, física-psicológica-sexual, física-psicológica-sexual-económica). Los datos corresponden al rango de edad de 15-19 años siendo 529 casos de mujeres (94.13%) y 33 de hombres (5.87%) (Fuente: Construyendo una Bolivia libre de violencia de género, INE, 2009). Sobre esta base, se podría estimar que aproximadamente 3 casos son registrados diariamente en adolescentes entre los 15-19 años.

Finalmente, UNICEF llamó al establecimiento de ambientes protectores y saludables que permitan a los niños, niñas y adolescentes vivir sin la amenaza del abuso y la explotación. Para lograrlo propone que se trabaje de manera prioritaria en cinco áreas:

• Legislativa: fomentar reformas legales que ataquen y penalicen  todo tipo de violencia contra los niños y que aseguren velar siempre por su interés superior y la reducción de la impunidad de delitos ejercidos contra la niñez, acompañado de una revisión de los sistemas de justicia juvenil para garantizar que los adolescentes en conflicto con la ley puedan realizar su derecho a la protección y a una adecuada rehabilitación y reinserción social.
• Financiera: destinar mayores partidas presupuestarias al área de protección por parte del Estado con el fin de que fortalecer los instrumentos e instituciones que abordan la temática, en particular al Ministerio de Justicia, al Vice Ministerio de Igualdad de Oportunidades, a los Servicios Departamentales de Gestión Social y las Defensorías Municipales de la Niñez y Adolescencia
• Programática: aumentar el desarrollo de programas de protección dentro del desarrollo de políticas públicas orientadas al cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes a la consolidación de sistemas de denuncia y servicios accesibles y adecuados para los niños, niñas y adolescentes dirigidos a asegurar la rendición de cuenta y poner fin a la impunidad y a la elaboración y aplicación de sistemas nacionales de recolección de datos e investigación, vitales para asegurar el conocimiento y mejorar la formulación de programas.
• Capacitación: brindar un mayor apoyo en el área de capacitación a todas aquellas personas que están al cuidado de la niñez, tanto en centros educativos como de acogida, a fin de prevenir, detectar y responder a toda forma de violencia contra la niñez.
• Estratégica: formular un plan de acción nacional para hacer frente a la problemática con objetivos claros, calendarios realistas y asignaciones de recursos humanos y financieros adecuados, que involucre a todos los sectores sociales en una estrategia de aplicación de amplia base.
• Movilización ciudadana: estimular a todos los sectores de la sociedad, especialmente a los propios padres de familia, a que trabajen y colaboren en enfrentar situaciones de vulnerabilidad de los niños y niñas. Los medios de comunicación pueden jugar un rol vital como agentes de cambio, generadores de opinión y sensibilizadores frente a las denuncias públicas de cualquier abuso desde el respeto a los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Sobre UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en 155 países y territorios para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, agua y saneamiento de calidad, educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Para mayor información:

Wolfgang Friedl
Especialista en Comunicación – UNICEF Bolivia
Celular: 715-58781
wfriedl@unicef.org

 

 
unite for children