Prensa

20 Aniversario de la Convención de los Derechos del Niño

Comunicados de Prensa

Revista HECHOS

Centro de Documentación e Información

Información de contacto

 

UNICEF hace un llamamiento para fortalecer la atención integral de la madre y el recién nacido en Bolivia

© Bolivia/Cardoso
Cada año más de 600 madres bolivianas mueren durante el embarazo, parto o post-parto, lo que equivale a más de una mujer al día. Sin embargo, en la década pasada, Bolivia logró reducir la tasa de mortalidad materna de 390 a 229 por 100,000 nacidos vivos.

La Paz, 12 de mayo de 2009 - Una mirada retrospectiva a los logros obtenidos por Bolivia en materia de salud materna y neonatal revela importantes avances en la reducción de las muertes de madres y recién nacidos, así como en materia de cobertura y asistencia especializada a madres durante el periodo de embarazo, post-parto y cuidado de la salud del infante en sus primeros meses de vida, revela el informe del Estado Mundial de la Infancia 2009, lanzado hoy en el país y cuyo tema central es la salud materna y neonatal

Los datos aportados a este respecto indican que cada año más de 600 madres bolivianas mueren durante el embarazo, parto o post-parto, lo que equivale a más de una mujer al día. Sin embargo, en la década pasada, Bolivia logró reducir la tasa de mortalidad materna de 390 a 229 por 100,000 nacidos vivos. Además, las tasas de mortalidad infantil y mortalidad de menores de 5 años han experimentado similares reducciones.  Por ejemplo, entre el 1994 y el 2008, la mortalidad en niños menores de un año bajó en casi un 44%, mientras que la mortalidad neonatal bajó en más de un 27%. Aún así, los datos indican que el 40% de las muertes en menores de cinco años se producen en los primeros 28 días de vida. Tres cuartas partes de las muertes neonatales ocurren durante los primeros siete días y de éstas, entre el 25 y 45% tienen lugar el primer día. En un año en Bolivia nacen 273.000 niños de los que 14.000 mueren antes de cumplir su primer año y poco más de la mitad de estos, 7.400, lo hacen en el primer mes. Todo esto indica que en Bolivia se producen el 5,6% del total de muertes infantiles en América Latina.

En relación a la alimentación y nutrición, el 3,5 por ciento de los infantes bolivianos (menores de un año) sufren de bajo peso al nacer y el fenómeno de desnutrición crónica en niños por debajo de los cinco años (21,8 por ciento en la actualidad) tampoco ha sufrido notables transformaciones por espacio de dos décadas. 50 de cada 1000 nacidos vivos mueren antes de completarse su primer año de vida y existen disparidades marcadamente visibles en términos de la mortalidad infantil en áreas rurales y urbanas: 67 muertos y 36 muertos por 1000 nacidos vivos en áreas rurales y en concentraciones urbanas, respectivamente. De otro lado, la tasa de mortalidad infantil indígena es de 75 y la no indígena de 52 por mil nacidos vivos. La niñez indígena tiene 44% más probabilidad de morir antes de cumplir un año que la no indígena. 

Ante esta situación, Bolivia ha introducido en sus políticas programas exitosos a este tipo de muertes evitables. Por ejemplo, el Seguro Universal Materno-Infantil (SUMI); las campañas de vacunación; la estrategia de atención integral y prevención de enfermedades prevalentes en la infancia (el AEPI); el fortalecimiento de capacidades institucionales y de recursos humanos; el modelo de gestión y atención de la salud con un enfoque intercultural; el Programa Desnutrición Cero; la ley de lactancia materna; entre otros, inciden en las causas inmediatas y subyacentes de la mortalidad materna y neonatal en el país.

Nota de prensa completa.

 

 

 

 

Estado Mundial de la Infancia 2009 - Salud Materna y Neonatal


Plan Estratégico Nacional para Mejorar la Salud Materna, Perinatal y Neonatal en Bolivia 2009 - 2015. Resumen Ejecutivo


unite for children