Legislación

Desarrollo Basado en Derechos

Convención sobre la Discriminación contra la Mujer

Código del Niño, Niña y Adolescente

 

Convención sobre la Discriminación contra la Mujer

© UNICEF Bolivia/2003
La CEDAW exige la igualdad para la mujer en la vida pública y la vida privada

La aprobación, en 1979, y entrada en vigor, en 1981, de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer supone un paso más en la defensa de la igualdad de las mujeres, reconociendo que los tratados anteriores son insuficientes para garantizar los derechos humanos de las mujeres. La gran novedad es que su ratificación obliga a promover la igualdad de la mujer tanto en la esfera de la vida pública como en la privada.

La Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979 y entró en vigor el 3 de septiembre de 1981. Generalmente, es denominada mediante las siglas de su nombre en inglés: CEDAW (Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination Against Women).

La CEDAW es el instrumento internacional más amplio y detallado sobre los derechos humanos de la mujer. Se fundamenta en "la prohibición de todas las formas de discriminación contra la mujer". Asimismo, el texto garantiza la igualdad de la mujer en el disfrute de todos los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos.

Esta Convención tiene un carácter jurídico vinculante. Los Estados que la ratifican están obligados legalmente a aplicarla y a informar periódicamente sobre sus avances en la materia. Hasta enero del año 2003,170 países han ratificado el texto. Del mismo modo, otros Estados la han firmado, comprometiéndose a no realizar ninguna acción que contradiga sus términos. Sin embargo, la CEDAW es el tratado internacional de derechos humanos con mayor número de reservas, lo cual limita su impacto.

Un compromiso moral

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 establece en su artículo 1 el principio de igualdad ("todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos") y en su artículo 2 el de no discriminación ("toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición").

Sin embargo, este marco legal se revelaba como insuficiente para proteger a las mujeres de la discriminación. El primer instrumento jurídico internacional destinado específicamente al reconocimiento de determinados derechos de la mujer data de 1967. La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en esa fecha la Declaración sobre la Eliminación de la Discriminación de la Mujer.


De este texto, a diferencia de la Convención, no se desprende ninguna obligación legal. Pero es muy importante porque constituye un precedente y representa un compromiso moral. En su artículo 1 la Declaración establece de forma genérica el principio de no-discriminación: "la discriminación contra la mujer, por cuanto niega o limita su igualdad de derechos con el hombre, es fundamentalmente injusta y constituye una ofensa a la dignidad humana".

Una obligación legal

La aprobación de la CEDAW supone un paso más en la defensa de la igualdad de las mujeres. En la Convención se establece que los tratados anteriores no son suficientes para garantizar a la mujer el disfrute y el ejercicio de los derechos humanos.

Esta Convención exige a los Estados que promuevan la igualdad de la mujer no sólo en la vida pública, sino también en su vida privada y, concretamente, en el marco de la familia. Las mayores vulneraciones de los derechos de las mujeres suceden en la esfera privada. Ello se debe a las relaciones de subordinación de género que se dan en el interior de la familia.

La Convención contempla un mecanismo de vigilancia. En su artículo 17, establece un Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Su función es supervisar que los Estados Partes aplican la CEDAW. Asimismo, analiza los progresos realizados en su cumplimiento.

El Comité está compuesto por expertos en la materia que desempeñan su cargo con independencia: a título personal y no como representantes de sus países de origen. Cada cuatro años, los Estados deben enviar un informe al Comité, el cual tras analizarlo podrá formular recomendaciones de carácter general.

Artículos y preámbulo

La Convención consta de 30 artículos y está dividida en:

· PREÁMBULO, recoge la declaración de intenciones de los Estados Partes.

· PRIMERA PARTE, artículo1 al 6, define la discriminación y consagra los principios fundamentales

· SEGUNDA PARTE, artículo 7 al 9, contiene los derechos civiles y políticos de las mujeres

· TERCERA PARTE, artículo 10 al 14, recoge los derechos sociales y económicos de las mujeres

· CUARTE PARTE, artículo 15 al 16, reconoce la igualdad de la mujer ante la ley y en la esfera de la familia.

· QUINTA PARTE, artículo 17 al 22, establece las disposiciones de vigilancia la aplicación de la Convención (se establece la figura del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer).

· SEXTA PARTE, artículo 23 al 30, se refiere a las cuestiones de procedimiento, entrada en vigor, controversias y reservas.

External links open in a new window and take you to a non-UNICEF web site.

 

 
unite for children