Aliados

Aliados y contrapartes

Órgano legislativo

Órgano judicial

Órgano ejecutivo

Instituciones públicas

Gobiernos Departamentales

Gobiernos Autónomos Municipales

Organizaciones de base nacional y regional

Organizaciones no Gubernamentales ONGs

Fundaciones

Universidades

Asociaciones

Sector privado

Amigos de la Infancia

 

Daniel Aliaga - Chaski

© UNICEF/Bolivia/2011

Daniel Aliaga, fiel seguidor de la selección de fútbol de Bolivia, y más conocido por todos como Chaski, asegura que todo lo que es y lo que ha logrado en su vida ha sido gracias a su familia. “Crecer en una familia y entorno de cuidados, protección y afecto es el núcleo de partida para todo lo que seremos después. Una familia estable es clave para cambiar el destino de un niño, su vida”.

“Un país que no respeta los derechos de la infancia, que no lucha por una infancia educada, protegida, sana, cuidada y feliz, nunca podrá ser un país grande. Apuesto por un corazón boliviano de solidaridad”. 
Desde que en 1993 comenzara a seguir a la selección boliviana, Chaski identifica a su personaje con el deporte, la cultura boliviana, la capacidad humana de superación y con la niñez y la juventud. Reclama una infancia con sus necesidades cubiertas y con oportunidades para desarrollarse: “El Gobierno tiene que hacer mayores esfuerzos para llegar a todos los niños y niñas, pero sobre todo a los lugares más desatendidos”.

Otra de sus preocupaciones tiene que ver con la violencia. Chaski, abogado de profesión, asevera que son muchos los casos de abandono y violencia contra la infancia: “Además de cubrir sus necesidades básicas, los niños necesitan de un entorno protector. También deben tener cubierto su derecho a la identidad”. Pide a las instituciones públicas que “trabajen más allá del mero lucro individual”. “En Bolivia existe todavía mucha impunidad y falta de control ante ciertos delitos. Esto duplica el daño que los más pequeños sufren, lo engrandece mucho”.

Chaski tiene claro su compromiso con la niñez de Bolivia y por ello pide que todos asumamos nuestra responsabilidad con los niños y niñas. “Un país que vulnera los derechos de la infancia, que no aboga por una infancia educada, protegida, sana, cuidada y feliz nunca podrá ser un país grande”.

 

 
unite for children