Prensa

Comunicados de prensa

Opinión del Representante de UNICEF en Bolivia

2012 - Año de la No Violencia Contra la Niñez y Adolescencia en el Estado Plurinacional de Bolivia

Visita de Junta Ejecutiva de UNICEF a Bolivia

Concurso Nacional de Periodismo "La Niñez Cuenta"

Revista HECHOS

Información de contacto

 

En Bolivia: trabajando para un futuro más prometedor para los niños y niñas

© UNICEF/Bolivia/2014/Markisz
Roberto Canaza, de 11 años, delante de un mural en la Escuela Robertito en Potosí, que recibe apoyo de UNICEF. “Con el estudio lograrás buenos cimientos para tu vida”, dice el mural.

Por Susan Markisz

El Director Ejecutivo de UNICEF vio de cerca los serios desafíos que enfrentan a diario los niños y niñas y sus familias en Bolivia, y fue testigo de los esfuerzos que se está realizando para que los niños y niñas tengan un futuro mejor a través de la educación y la asistencia psicosocial.


POTOSÍ, Bolivia, 6 de mayo 2014 .– Haciendo eco de las palabras escritas en un mural detrás de él en su escuela en Potosí, Roberto Canaza, de 11 años, está convencido de que la educación le proporcionará un buen cimiento para su vida. “Yo quiero estudiar agronomía, para poder cuidar las plantas, los animales y el medio ambiente”, asevera.

Para Roberto, hijo de una familia de mineros, no será fácil dejar atrás el arduo trabajo de la minería. En este país de casi 10,5 millones de habitantes, una cuarta parte de los niños y niñas entre las edades de 5 y 14 años se dedican a alguna forma de trabajo infantil. Entre ellos, hay miles que trabajan en la minería.

Pero Roberto tiene la oportunidad de cambiar este destino. Junto con más de 90 niños y niñas de otras familias mineras, él asista a la Escuela Robertito en la mina del Cerro Rico en Potosí, que recibe apoyo de UNICEF.
Durante una visita de tres días al país en abril, el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, acompañado por el Gobernador de Potosí, Félix González, se reunió con niños, niñas y sus familiares en la Escuela Robertito y conversó con ellos sobre los desafíos que enfrentan.

“Es una tragedia que niñas y niños pequeños estén obligados por la necesidad a trabajar en condiciones que ponen en peligro su vida, en vez de ir a la escuela”, dijo el Sr. Lake. “Bolivia ha desarrollado políticas que permiten a los niños y niñas estudiar en un ambiente seguro, saludable y de protección”.

© UNICEF/Bolivia/2014/Markisz
El Gobernador del Departamento de Potosí, Félix Gonzáles, el Representante de UNICEF en Bolivia, Marcoluigi Corsi, y el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, conversan sobre la problemática del trabajo infantil en una mina en Potosí.

Después de más de 500 años de explotación, el Cerro Rico encierra peligros tanto para los mineros como para sus familias que viven en los alrededores. Debido a las preocupaciones acerca de la integridad estructural de la escuela, donde han aparecido rajaduras en los cimientos como resultado de la dinamita empleada a diario en el proceso de excavación, el gobierno departamental de Potosí  ha reconocido el peligro que esto representa para los niños y niñas. El Sr. González anunció que en agosto 2014 empezará la construcción de una nueva escuela, con mejores servicios higiénicos, una biblioteca y computadoras. Es una buena noticia para los padres de familia que deseen que sus hijos e hijas accedan a la educación y tengan la oportunidad de irse del cerro en busca de otros caminos profesionales.
Para el joven Roberto, es posible que cumpla su sueño de estudiar agronomía.

“No hay que desperdiciar la inversión en el futuro de los niños y niñas de este país”, dijo el Sr. Lake después de su visita a la escuela. “Los mineros están trabajando para sacar tesoro del cerro. Pero el tesoro más valioso se está desarrollando en aquella escuela en pleno cerro: los niños y las niñas”, aseveró.

Superando la violencia sexual

Durante su visita, el Sr. Lake se reunió también con niñas y jóvenes en el Centro Especializado de Prevención y Atención Terapeútica (CEPAT) en Potosí, que con el apoyo de UNICEF les ayuda a recuperarse de la violencia y el abuso sexual. Según las estadísticas del Comando General de la Policía Boliviana, que registra denuncias de actos de violencia sexual, en 2012 – el último año para el cual se tiene datos completos – se denunció 3.602 casos de violencia sexual en contra de niños, niñas y adolescentes en Bolivia.

En una reunión conmovedora con el Sr. Lake, las madres de algunas de las chicas que reciben apoyo en el centro expresaron la necesidad urgente de continuar atendiendo a sus hijas, reflejando la importancia de tener un apoyo psicosocial eficaz.

Pero no todas las niñas en el centro cuentan con el apoyo de una familia. Gabriela*, de 13 años, que vive con su hijo de 18 meses en un refugio cerca del centro, asiste al CEPAT para recibir asistencia psicosocial y otros servicios sociales. Abandonada por su madre cuando tenía 3 años, Gabriela vivió con su abuela y nunca fue a la escuela. La abuela le dejaba sola casi todo el día para ir a trabajar, y Gabriela fue víctima del abuso sexual en varias ocasiones. Hace un año y medio, dio a luz a su hijo, Juan*, como resultado de una violación cometida por un vecino de 50 años.

Gabriela ha logrado tremendos avances desde que llegó al centro hace más de 18 meses. Juan camina por el cuarto del CEPAT saludando a las amigas de Gabriela, saltando de un abrazo cariñoso a otro. Gabriela está profundamente comprometida con su hijo, con sus propios estudios y con el deseo de seguir adelante con su vida.
“Quiero aprender a leer y escribir”, dice Gabriela. “También estoy aprendiendo costura y confección para hacer polleras, para que pueda sacar adelante a mi hijo.”

* Los nombres se han cambiado

 

 
unite for children