Servicios sociales de Calidad con Equidad

Supervivencia, salud y desarrollo de niños, niñas y adolescentes

Lactancia materna

UNICEF en acción

 

Lactancia materna

La lactancia materna es una práctica saludable, cómoda y barata que reporta múltiples beneficios. Todo niño debe ser alimentado exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses de vida, momento en que el pequeño debe recibir alimentos complementarios. Se recomienda la lactancia materna con alimentación complementaria hasta los dos años.

Los primeros años de vida son una etapa muy importante en el desarrollo del niño. Los pequeños desarrollan la capacidad de relación social y la aptitud intelectual. En esta etapa, pueden establecerse mejor las bases para un buen desarrollo físico, mental y emocional del niño. Una alimentación deficiente en este período causa daños irreversibles en la salud del bebé.

El desarrollo infantil depende de la atención y el cuidado que reciban los niños de los padres y personas que los rodean. De igual manera, la nutrición, incluido el amamantamiento durante los primeros seis meses, es de vital importancia. La lactancia materna es un derecho de la niñez y las madres.

El primer alimento

Inmediatamente después del parto, los recién nacidos deben ser llevados junto a la madre. Es conveniente que transcurrida media hora se inicie la lactancia. De esta manera, se crea un vínculo afectivo especial entre al madre y el hijo. Al mismo tiempo, gracias a los nutrientes de la leche materna, el niño se protege contra enfermedades.

Un bebé que consume leche materna no precisa ningún otro alimento o bebida, ni siquiera agua. Toda mujer que ha dado a luz produce suficiente leche para amamantar a su hijo. Además, cuanto más succione el niño, más leche producirá la mamá. La lactancia materna no sólo beneficia al niño, sino también a la madre.

Se recomienda alimentar al niño exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses de vida. En Bolivia, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDSA) de 1998, la lactancia materna (LM) exclusiva de cero a tres meses es del 61,8 por ciento; y entre cuatro y cinco meses, de 37,5 por ciento.

Después de los seis primeros meses los niños necesitan recibir alimentos adicionales. Según la edad, el pequeño puede comenzar a ingerir una variedad de alimentos complementarios: legumbres hervidas, peladas y hechas puré, algo de aceite, así como pescados, huevos, pollo, carnes o productos lácteos que contienen vitaminas y minerales. Al inicio, el pequeño debe recibir pequeñas cantidades; luego éstas aumentarán poco a poco.

La leche materna sigue constituyendo una importante fuente de energía, proteínas y otros nutrientes, como la vitamina A y el hierro. Se recomienda la LM con alimentación complementaria hasta los dos años.

¿ Y los sucedáneos?

Los sucedáneos de la leche materna resultan costosos. Por ejemplo, alimentar a un niño durante un año requiere de 40 kilogramos, 80 latas, de preparación para lactantes. La lactancia materna es un método más cómodo, barato y limpio. No supone un costo adicional para las madres como los sucedáneos. Las familias no siempre disponen de los recursos económicos necesarios para comprar la cantidad suficiente de estos sustitutos. La alimentación artificial puede consumir entre el 20 y el 90 por ciento de los ingresos del hogar.

Por otra parte, si los sucedáneos de leche materna se diluyen en una cantidad excesiva de agua o si el agua no está limpia, este tipo de alimentación puede causar al lactante un crecimiento deficiente o enfermedades. Para mezclar los sucedáneos de la leche materna hay que hervir el agua y luego dejarla enfriar. Es importante seguir las instrucciones de preparación al “pie de la letra”. Además, los preparados de leche se dañan si permanecen a temperatura ambiente durante algunas horas. Sin embargo, la leche materna puede conservarse ocho horas sin que pierda su calidad.

Con el propósito de promover la lactancia materna y asegurar el uso correcto de los sucedáneos, en 1981 la Asamblea Mundial de la Salud promulgó el Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna. En Bolivia están vigente la Ley 3460 de Fomento a la Lactancia Materna y Comercialización de Sucedáneos y su reglamento.

El 98% de las bolivianas da de lactar a sus hijos
La mayoría amamanta a sus bebés hasta que cumplen dos años.

 

 

 

 

Once pasos para garantizar una lactancia materna exitosa


Beneficios de la lactancia materna

Beneficios para el bebé:

  • Ayuda a protegerlo contra la muerte infantil súbita y contra las afecciones propias de la niñez.
  • Asegura un crecimiento óptimo y desarrollo del cerebro, del sistema inmunológico y fisiológico.
  • Ayuda a prevenir enfermedades comunes; infecciones respiratorias, urinarias y del oído. 
  • Reduce el riesgo de enfermedades provocadas por el ambiente y la malnutrición durante los primeros seis meses de vida.
  • Ayuda a prevenir enfermedades atópicas (hipersensibilidad humana sujeta a influencia hereditaria), incluyendo estados asmáticos, excema atópico, alergias a determinados alimentos, tanto en la infancia como en la adolescencia.

Beneficios para la madre:

  • Comenzar a dar pecho después del parto reduce el riesgo de sangrados excesivos post parto y de anemia.
  • Reduce el riesgo de osteoporosis y de cáncer de seno y de ovario.
  • Reduce la necesidad de insulina de las madres diabéticas.
  • Provee seguridad y beneficios emocionales, como estabilidad para las madres y sus niños.
  • La lactancia materna exclusiva ayuda a espaciar los embarazos.

 


unite for children