Comunicación

Comunicados 2014

Campañas

Historias de Vida

Herramientas para comunicadores y periodistas

Contacto de prensa

Galería de videos

Galería de fotos

 

Sociedades de Pediatría del Cono Aur adhieren a la campaña “Una Promesa Renovada” de UNICEF

Córdoba, ARGENTINA, 3 de abril de 2014.- Las Sociedades de Pediatría de Argentina, Bolivia, Chile, Uruguay, Brasil y Paraguay sumaron su compromiso para mejorar la supervivencia infantil en la región, en el marco del movimiento global de UNICEF “Una Promesa Renovada”. Si bien la mortalidad infantil se redujo un 52% en promedio en los seis países del Cono Sur, aún quedan desafíos pendientes para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Estas seis organizaciones conformaron el año pasado un foro que se reunió en vísperas del Congreso Nacional de Infectología Pediátrica, que empezará mañana en la ciudad argentina de Córdoba. La presidenta de la Sociedad Argentina de Pediatría, Ángela Gentile, y sus pares en Bolivia, Rodolfo Torres Cordova; Brasil, Eduardo Vaz; Chile, Hernán Sepúlveda; Paraguay, Salim Eguiazu Florentín; y Uruguay, Alfredo Cerisola; formalizaron con su firma la adhesión de miles de pediatras al movimiento “Una Promesa Renovada”, un llamado a la acción a la comunidad internacional para reducir la tasa de la mortalidad de menores de 5 años (ODM 4) y de las embarazadas (ODM 5) para 2015.

Una Promesa Renovada” ya tiene el apoyo de 176 países en todo el mundo. Al adherir formalmente a esta iniciativa, las seis sociedades de pediatría asumieron el compromiso de contribuir al cumplimiento de cinco acciones: empoderar a las mujeres, los chicos y sus familias para que exijan sus derechos; apoyar las innovaciones científicas y tecnológicas que mejoren la atención sanitaria; impulsar el diálogo con los tomadores de decisiones para terminar con las muertes prevenibles; potenciar las iniciativas exitosas que desarrollen los Estados; abogar para que cada niño tenga un “buen comienzo” en la vida.

Esta promesa es con los chicos”, afirmó la Especialista en Salud de UNICEF, Zulma Ortiz, en tanto destacó que el llamado de la ONU a reducir las muertes prevenibles de los niños y sus madres “no sólo debe involucrar a los Estados”. “El compromiso de los pediatras es fundamental para garantizar la supervivencia infantil y el acceso a la salud de todos los chicos”, agregó.

La Especialista en Salud de UNICEF señaló que los seis países del Cono Sur presentaban, hace 20 años, tasas de mortalidad infantil muy distintas. Bolivia, por ejemplo, alcanzaba una mortalidad infantil de 83 cada 1.000 nacidos vivos en tanto Chile, tenía una tasa de 15/1.000. “No obstante –destacó Ortiz-, el descenso de las muertes infantiles fue parejo en todo el Cono Sur, tanto para los países como Bolivia que partieron de tasas altas como los países más cercanos a Chile cuyas tasas no eran tan altas y sin embargo, descendieron aún más”. En promedio, las seis naciones disminuyeron las muertes infantiles en un 52%.

Bolivia y Brasil son los países del Cono Sur que partieron de situaciones más críticas y en 1990 exhibían tasas del 83/1.000 y 48/1.000 respectivamente. 20 años después, Bolivia redujo los decesos a la mitad (42/1.000) y Brasil en un tercio (17/1.000).

Chile, en el otro extremo, disminuyó su mortalidad infantil a un dígito (8/1.000), en forma continua durante las dos décadas, y hoy es el país que exhibe los mejores indicadores. Uruguay, Argentina y Paraguay también redujeron los decesos prevenibles: Uruguay se ubica detrás de Chile, con un indicador de un solo digito (9/1.000); Argentina está tercera (12/1.000); y Paraguay quinta, con una reducción del 50% (de 40/1.000 en 1990 a 21/1.000 en 2010).      

En los países donde las muertes infantiles son más numerosas, las políticas apuntan principalmente a mejorar la higiene y prevenir las muertes por diarrea o deshidratación. En aquellos en los que las tasas son de un solo digito o cercanas a un digito, como Argentina, las acciones se centran en mejorar las estructuras hospitalarias y la capacitación de los profesionales de la salud que contienen, por ejemplo, partos prematuros que constituyen una de las primeras causas de mortalidad infantil.

Los avances en la región contrastan con la tendencia global. En septiembre del año pasado, UNICEF advirtió que si continúan las tendencias actuales, el mundo no alcanzará el ODM 4 ni el 2015 -como está establecido- ni en el 2028. El informe sobre los progresos 2013 de “Una Promesa Renovada” afirma que si la comunidad mundial no asume una acción inmediata para acelerar los progresos, alrededor de 35 millones más de niños podrían morir entre 2015 y 2028, en su mayoría por causas prevenibles.

No obstante, el informe también destaca que es posible lograr grandes mejoras en la supervivencia infantil. A nivel mundial, el número anual de muertes de menores de 5 años se redujo de alrededor de 12,6 millones en 1990 a aproximadamente 6,6 millones en 2012. Durante los últimos 22 años, el mundo salvó unos 9 millones de vidas que de otra forma se podrían haber perdido.

Contacto de prensa:
María José Ravalli, Especialista en Comunicación de UNICEF.
mjravalli@unicef.org     | 5789-9100

Natalia L. Calisti, Equipo de Comunicación de UNICEF.
ncalisti@unicef.org     | 5789-9100 int. 144 | C. 15-4147-2785   

 

 
unite for children