Comunicación

Comunicados 2014

Campañas

Historias de Vida

Herramientas para comunicadores y periodistas

Contacto de prensa

Galería de videos

Galería de fotos

 

Las niñas en la escuela: No al trabajo infantil doméstico

Por Andrés Franco, Representante de UNICEF Argentina.

Las tareas domésticas que hacen las niñas en casas de terceros, remunerada o no, es trabajo infantil. Lavar la ropa, cocinar, planchar, limpiar pisos, asear el baño, fregar la cocina, atender la higiene y el cuidado de personas como una obligación cotidiana, en jornadas extendidas que se superponen con el horario escolar, es una manera de explotar laboralmente a las chicas que asumen responsabilidades de mujeres adultas a edades muy tempranas.

El trabajo de las chicas al interior de las casas también alimenta el círculo de la pobreza: de no mediar una intervención oportuna, son niñas que en el futuro tienen grandes probabilidades de repetir estos patrones sexistas y de exclusión social con sus propias hijas.

Este año, la conmemoración del Día Internacional contra el Trabajo Infantil tiene como lema “No al trabajo infantil en el trabajo doméstico” y nos recuerda que esta modalidad de explotación laboral tiene una fuerte connotación de género porque afecta principalmente a las niñas y adolescentes, suele ser invisible y en sociedades patriarcales se naturaliza con facilidad, perpetrando estragos silenciosos a los derechos en el desarrollo de la infancia. A esto se suma las actividades domésticas intensas en el hogar, que están más difundidas entre las mujeres, especialmente entre las adolescentes.

El lugar de las niñas y las adolescentes es la escuela: su educación es un derecho universal y es la mejor elección para su crecimiento personal, presente y el futuro, y para el desarrollo de un mundo más equitativo y justo.

Este nuevo aniversario del Día Internacional contra el Trabajo Infantil, que se conmemora en todo el mundo cada 12 de junio, encuentra a la Argentina con nuevos avances en el plano legislativo que enfrenta esta problemática con la  penalización de la contratación de los chicos menores de edad y la creación del  Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, que prohíbe esta modalidad de trabajo sin retiro hasta los 18 años.

Las leyes por sí mismas no modifican los patrones culturales arraigados que facilitan la explotación laboral de los chicos y las chicas al interior de las casas, pero constituyen un antecedente importante para la definición de políticas y programas que deben ir acompañadas de un abordaje integral centrado en la reducción de la pobreza y en la generación de alternativas de trabajo decente para las familias pobres.

Datos recientes procesados por el Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Trabajo de la Nación dan cuenta que en la actualidad uno de cada siete adolescentes en los centros urbanos trabaja, si bien en los  últimos años se ha logrado una mayor inclusión social en especial de los sectores más vulnerables.

Mientras el cambio cultural necesario para combatir el trabajo infantil va aconteciendo, es importante fortalecer las estrategias de gestión de políticas de prevención y erradicación de esta problemática en todos los ámbitos, incluido el doméstico.   

La agenda está abierta y son múltiples las acciones que es necesario reforzar desde todos los sectores como el apoyo a las familias, la ampliación de las jornadas escolares, el fomento a la terminalidad educativa, el fortalecimiento de los organismos de protección integral de derechos, la mejora en los mecanismos de supervisión y sanción a quien se aproveche económicamente del trabajo infantil.

El sector empresarial también es responsable socialmente por las actividades económicas que desarrolla, por el cumplimiento de la normativa, y tiene funciones en la prevención y erradicación de esta problemática.

En Argentina quien explota laboralmente a los niños y a las niñas comete un delito. No hay forma alguna de justificar el trabajo de los chicos y las chicas, sea en el espacio público o en el espacio doméstico.

 

ACERCA DE UNICEF:

UNICEF trabaja en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. Además de ser el mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición, el agua y el saneamiento adecuados, la prestación de educación básica de calidad, y la protección contra la violencia, la explotación y el sida para todos los niños y niñas. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información acerca de UNICEF y su trabajo, visite: http://www.unicef.org/

 

 
unite for children