Comunicación

Comunicados 2014

Campañas

Historias de Vida

Herramientas para comunicadores y periodistas

Contacto de prensa

Galería de videos

Galería de fotos

 

La prioridad es volver a la escuela

Por Elena Duro, Especialista en Educación de Unicef.

El  mejor lugar que tienen los chicos y los adolescentes para superar una situación traumática como fue la inundación en La Plata y zonas aledañas, es la escuela. El temporal tuvo efectos desbastadores en miles de familias que sufrieron pérdidas económicas a escala y objetos de valor afectivo que difícilmente puedan recuperar. En algunos casos, los más traumáticos, enfrentan además la pérdida de un ser querido.

Es en este contexto que la escuela se vuelve un espacio único, tanto para superar el duelo que atraviesan los chicos como para traducir tristeza,  temores y  pérdidas en palabras y diálogos constructivos. 

Luego de una crisis de esta envergadura, y pasadas las primeras  semanas de respuesta a la emergencia, las acciones deben dar lugar a un proceso más largo, continuo, en ocasiones invisible o silencioso, para  abordar los efectos posteriores en las familias y, fundamentalmente, en la infancia.  Hay que atender y prever potenciales problemas de salud emergentes, así como brindar soluciones elementales de vivienda. Es necesario trabajar con los más chicos el trauma que implicó para ellos la inundación: proteger los días de clase y restaurar con prontitud este espacio educativo, es la mejor y más urgente respuesta que el Estado -Nacional, Provincial y Municipal- debe brindarle a la infancia, como garante indelegable de sus derechos.

Si bien los salarios se incrementaron en la última década en forma sostenida, los docentes perciben una de las más bajas remuneraciones del sector público. En las semanas previas a la inundación, la Provincia de Buenos Aires atravesaba un conflicto docente cuya magnitud impedía que alrededor del 36% de la población del país que estudia en  escuelas públicas asistiera a la escuela. Por razones similares otras provincias tampoco abrieron sus aulas a tiempo. Los reclamos gremiales por el derecho a un salario digno imponían la modalidad del cese de actividades vulnerando así otro derecho, el de la educación de los chicos.

El diálogo indispensable para resolver este conflicto entre la Nación, la Provincia y los gremios se veía lejano, pero el escenario actual es otro. Otras son las urgencias y necesidades.

Pude observar y recorrer escuelas afectadas: las pérdidas son elocuentes. Bibliotecas, sillas, mesas, legajos de los alumnos, paredes, techos, libros, que hoy no están o están seriamente deteriorados. Así mismo conversé con muchos docentes del nivel inicial, de escuelas primarias, secundarias y especiales que en éste contexto de extrema dificultad, trabajan denodadamente junto a las autoridades para devolverles a los chicos su escuela, que no es otra cosa que darles la oportunidad de que retomen sus vidas cotidianas, su estudio, sus amigos, sus proyectos. Muchos de estos docentes, que están día a día brindándose a los chicos y a sus familias, fueron también víctimas de la inundación.

En las aulas que recorrí de las zonas más afectadas faltaban aún muchos chicos para completar la clase. La convocatoria del retorno a la escuela debe sonar más fuerte, aunando distintos esfuerzos. Aquí no sólo se necesita del gobierno educativo y de los docentes, sino también de los vecinos y la comunidad que tan generosamente brindó todo este tiempo su solidaridad.

Hoy es imperioso alcanzar acuerdos entre los distintos niveles del Estado y sectores involucrados para dar prioridad a la educación, restaurar lo dañado y proteger los derechos de los chicos. Las aulas abiertas y todos en la escuela con el compromiso, además, de garantizar la capacitación necesaria para responder con celeridad y eficacia ante eventuales situaciones de emergencia como las atravesadas.

El agua pasó, pero sus impactos en la población siguen vigentes y la manera de superarlos es con un Estado Nacional, Provincial y Metropolitano que no se desligue de sus responsabilidades vigentes y pendientes.  

Hoy la prioridad de la agenda pública debe ser la infancia vulnerada, y ninguno de sus derechos puede ser afectado.

 

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. Además de ser el mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición, el agua y el saneamiento adecuados, la prestación de educación básica de calidad, y la protección contra la violencia, la explotación y el sida para todos los niños y niñas. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información acerca de UNICEF y su trabajo, visite: http://www.unicef.org
 

Contacto:

María José Ravalli
Especialista en Comunicación
UNICEF Argentina
mjravalli@unicef.org

 

 

 

 

Diario El Día, La Plata. Nota Editorial

La escuela, una "cura" después de la tragedia
26-04-2013

El mejor lugar que tienen los chicos y los adolescentes para superar una situación traumática como fue la inundación en La Plata y zonas aledañas, es la escuela. El temporal tuvo efectos devastadores en miles de familias que sufrieron pérdidas económicas a gran escala y objetos de valor afectivo que difícilmente puedan recuperar. En algunos casos, los más traumáticos, enfrentan además la pérdida de un ser querido.

[Nota]


unite for children