La niñez y la adolescencia

Introducción

Derecho a la Educación

Derecho a la Salud y a la Nutrición

Derecho a la Protección Especial

Derecho a la Participación

Derecho a la Identidad

 

Derecho a la Participación

© UNICEF

En muchas sociedades, ya sea por ley o tradición, a los niños, niñas y adolescentes se les ve pero no se les escucha. En ese sentido, la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) introduce un gran cambio, ya que establece que los menores de 18 años son protagonistas de su propia vida, por lo que deben participar en las decisiones que les afectan.

El derecho de la niñez a participar, a expresar su opinión y a ser escuchada implica un nuevo relacionamiento con los adultos, en el que éstos deben aprender a escuchar. Se deben generar nuevos espacios y fortalecer los canales de expresión existentes, como organizaciones infantiles, investigaciones o sondeos de opinión, foros, para que a través de ellos sus opiniones sean tenidas en cuenta tanto en la familia, la escuela como en la vida social.

Por su parte, en la edad de la adolescencia se presentan retos en múltiples y variadas dimensiones. Las personas en esta edad se abren con entusiasmo a la exploración del mundo afuera del ámbito familiar y manifiestan expectativas de poder jugar un papel cada vez más activo en la escuela y otras esferas. Sin embargo, grandes sectores de esta población no están recibiendo buenas oportunidades y apoyo para forjar sus proyectos de vida y para formarse en temas de autocuidado.

De las investigaciones y de las consultas directas realizadas con adolescentes surgen varios elementos de destaque: por un lado, un reclamo de contención por parte de la familia, la comunidad y las instituciones y una valoración generalmente muy positiva de la escuela; y, por  otro lado, una fuerte insatisfacción en cuanto a las oportunidades actuales para un dialogo respetuoso y efectivo entre generaciones y para su participación en decisiones que los afectan directamente, así como en otros aspectos más generales de la vida social. Según una investigación realizada por UNICEF, el 84% de los adolescentes argentinos consideran que existen pocos o nulos espacios de participación.

Por último, cabe destacar que la exposición distorsionada de las realidades de los adolescentes en los medios de comunicación genera una opinión pública adversa que muchas veces obstaculiza respuestas institucionales respetuosas de sus derechos.

Todo lo anterior muestra la necesidad de definir con mayor esfuerzo e innovación respuestas pertinentes para los niños, niñas y adolescentes, que muchas veces ven insatisfecho su derecho a la participación.

 

 

 

 

La CDN y el derecho a la participación

En la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), es el artículo 12 el que introduce un importante cambio al abordar el derecho de participación de los menores de 18 años: “Los Estados parte garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño”.

Además, otros artículos ahondan en este derecho. Por ejemplo, el artículo 13 hace referencia a “la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo”, el artículo 14 manifiesta que “los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión” y el artículo 15 reconoce los derecho del niño, la niña y el adolescente “a la libertad de asociación y a la libertad de celebrar reuniones pacíficas”.


unite for children